Compañía Minera Cuzcatlán (CMC), desde sus operaciones en San José del Progreso, en Oaxaca, informó su postura respecto el proceso de regularización de su manifestación de impacto ambiental (MIA San José II) que otorga la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

La minera dijo que en sus más de 15 años de presencia en México y concretamente en el estado de Oaxaca, se ha regido bajo un apego de la ley y cumplimiento de sus obligaciones fiscales, regulatorias, laborales y ambientales, en las actividades que realiza tanto en San José del Progreso, como en otros municipios aledaños de aquel estado.

A pesar de que Compañía Minera Cuzcatlán “está plenamente convencida de la solidez técnica y ambiental de su expediente de regularización San José II, la Empresa tiene toda la disposición para trabajar con la autoridad para atender cualquier aclaración necesaria".

"En consecuencia, CMC ha presentado ante la Semarnat un recurso de revisión exponiendo las razones por las que consideramos que la MIA San José II puede ser evaluada en una segunda oportunidad. De este modo continuamos protegiendo nuestros derechos y los de 1,200 mujeres y hombres trabajadores, en su mayoría cabezas de familias oaxaqueñas”.

Compañía Minera Cuzcatlán dijo que beneficia anualmente con más de 600 millones de pesos a su área de influencia, a través de salarios bien remunerados, contratación de servicios, prestaciones sociales y convenios con las comunidades en diferentes rubros como: educación, cultura, salud (incluyendo Covid-19), nutrición, proyectos productivos e infraestructura social.

Con el municipio de Magdalena Ocotlán, CMC ha generado acercamientos que han derivado en apoyos como patrocinio a fiestas patronales, donativos a instituciones educativas, construcción de 2 bordos de agua para el mejor aprovechamiento de este recurso, a través de una inversión de 5 millones de pesos. También en la contribución a la apertura y mantenimiento de caminos rurales, así como de accesos a áreas agrícolas.

“Aunque la compañía no opera directamente en dicho municipio, ha buscado acercamientos con el cabildo municipal, a fin de ejecutar monitoreos ambientales y de agua, con el objetivo de profundizar en el conocimiento sobre estos recursos en la zona, la cual no fue respondida por el actual cabildo”, afirmó la empresa.

Compañía Minera Cuzcatlán afirmó que la mayoría de sus necesidades de agua son suplidas por la planta de tratamiento de aguas residuales del municipio de Ocotlán de Morelos y en menor medida, a través de la captación de lluvia. “CMC no explota ningún pozo para satisfacer sus requerimientos, ni vierte aguas residuales, dado que cuenta con un ciclo cerrado de cero descargas”.

CMC rechazó las acusaciones en torno a supuestas afectaciones a la salud, derivadas de su operación, las cuales carecen de evidencia y sustento científico. Se reiteró entonces al diálogo y colaboración con la comunidad de Magdalena Ocotlán, a fin de atender las dudas y preocupaciones que pudieran tener entorno a su operación minera.