México renovó una salvaguarda a las importaciones de acero, imponiendo un arancel de 15% a 186 clasificaciones de productos (fracciones arancelarias), la cual estará vigente a partir de este martes y con una vigencia de 189 días naturales.

“Al persistir la ausencia de condiciones para una competencia libre de distorsiones entre las industrias siderúrgicas de diferentes países, aunado a una caída en los precios y una desviación del comercio por el aumento de la oferta mundial del acero, resulta urgente y necesario establecer un aumento del impuesto general de importación para 186 fracciones arancelarias”, establece un decreto emitido este lunes en el Diario Oficial de la Federación (DOF) por la Secretaría de Economía.

Los productos siderúrgicos abarcan placa en hoja, placa en rollo, lámina rolada en frío, laminada rolada en caliente, alambrón, tubos sin costura, tubos con costura, lámina recubierta, varilla y perfiles.

También se modificó el Decreto por el que se establecen diversos Programas de Promoción Sectorial, con el fin de incorporar, por la misma temporalidad, diversas fracciones arancelarias para evitar que el impuesto general de importación impacte a las cadenas productivas y se mantenga la competitividad en los sectores industriales más sensibles como lo son el eléctrico, el electrónico, el automotriz y el de autopartes. 

En un principio, la salvaguarda se estableció en 2015 y desde entonces la Secretaría de Economía dijo que se trataba de una medida intermedia entre la demanda de mantener la liberalización, de algunas industrias que usan insumos siderúrgicos, y la petición de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) de imponer salvaguardas y aumentar incluso la cobertura, incluyendo productos como viga, barras, perfiles, tubería y varillas.

En general, la salvaguarda consiste en elevar aranceles a uno o más productos, a condición de ciertos compromisos de las firmas beneficiadas.