El gobierno mexicano dijo este sábado que permanece abierto al diálogo con las principales potencias petroleras del mundo y ratificó su compromiso con un acuerdo alcanzado en abril en el que se comprometió a hacer recortes limitados a la producción de crudo.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y un grupo de aliados liderados por Rusia acordaron en abril un recorte de su producción en 9.7 millones de barriles por día (bpd) durante mayo y junio para sostener los precios del crudo, golpeados por la pandemia del coronavirus y un exceso de oferta.

México acordó entonces recortar en 100,000 bpd su producción, en lugar de un recorte propuesto de 400,000 bpd.

"El @GobiernoMX mantiene su disposición al diálogo y ratifica su postura ante el acuerdo firmado el pasado mes de abril", dijo la secretaria de Energía, Rocío Nahle, en su cuenta de Twitter.

La funcionaria escribió el breve mensaje tras concluir el sábado las conversaciones sostenidas por el grupo conocido como OPEP+, en las que se aprobó extender los recortes de producción de petróleo hasta finales de julio.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo el viernes que su país ya cumplió con un recorte de producción de crudo acordado en el grupo OPEP+, y aseguró que no puede recortar más su bombeo.