Funcionarios del gobierno federal y del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) coincidieron en que sólo el diseño de políticas públicas que aseguren la certeza jurídica y económica animarán a las inversiones del sector privado, para la construcción de nuevas redes de comunicación alámbrica e inalámbrica en el país y para que México dé pronto sus primeros pasos en las comunicaciones de quinta generación o 5G, y se refuerce además en tecnologías de automatización como Industria 4.0 que ya empieza a tener impactos sociales y económicos en el sector productivo.

El país cuenta con una red de tendidos de fibra óptica sobre los 402,000 kilómetros de extensión, pero llegará el momento en que la creciente demanda de datos de empresas y de consumidores volverán insuficientes esos cables y por tanto será necesario que la industria piense en nuevas capacidades de red, como las llamadas “redes ultra densas” y en otras bandas radioeléctricas que ofrezcan mayor capacidad y potencia de envío y recepción de información, como las bandas milimétricas pero que también ya requieren importantes inversiones en instalación de antenas y otros insumos, además de estrategias sobre cómo monetizar esos capitales en productos de 5G. 

Y para todo eso será primordial una correcta política pública, sostuvo el comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones, Sóstenes Díaz.

En temas de espectro, su colega Mario Germán Fromow recordó a la industria que el IFT ha identificado casi 11,200 Megahertz susceptibles de ser explotados en futuros servicios y productos de quinta generación. Fromow esbozó los planes del regulador para próximos concursos en las bandas de los 600 MHz y de los 3.4 GHz, pero sobre todo despertó la atención del público en un evento organizado por la Comenor, acerca de que existen, entre otras, tres bandas con suficiente espectro adecuado para 5G y libre de usuarios que podrían adjudicarse a largo plazo, por ejemplo, hasta en tres paquetes de 1 Gigahert de capacidad, tanto como que un operador pudiera tener en el futuro la tenencia espectral que toda la industria acumula hoy en el sector móvil, más otros 400 Megahertz adicionales de frecuencias. 

Algunas de las bandas de las que Fromow platicó fueron aquellas referentes a los 38 GHz, 48 GHz y 51 GHz, e insistió en que desde el Estado se asegure una protección y ánimo al despliegue de las inversiones para que esas señales algún día sean explotadas.

“El desarrollo depende, en gran medida, de las acciones que se emprendan en el despliegue de infraestructuras tanto alámbricas como inalámbricas. Es fundamental contar con redes de nueva generación a nivel de acceso, de distribución y dorsales que permitan transportar una gran cantidad de datos que se requerirán para satisfacer las necesidades de los usuarios y en este aspecto, la disponibilidad de espectro es primordial (…) Se deben redoblar los esfuerzos para eliminar la brecha digital y se debe llevar la conectividad plena a la sociedad mexicana, así como que también es prioritario tener políticas públicas que armonicen aquí los estándares internacionales para el sector”, dijo Mario Fromow en una presentación en un foro organizado por la Comenor.

Con esto, el comisionado se manifestó implícitamente con que los mexicanos necesitan más de una red de transporte como la pensada por el gobierno federal anterior con la red troncal y el actual también con un nuevo proyecto en la materia, y ambos, con un espíritu de llevar cobertura social y conectar las redes de acceso de los operadores. Fromow, un comisionado entregado a la técnica que a temas políticos, prefirió no hablar acerca de esos proyectos de gobierno en particular, pero sí comentó que es necesario plantear estrategias que permitan “mitigar” el grado de desconexión en el país.

“En el IFT estamos más que convencidos de que la regulación debe facilitar la innovación tecnológica y de servicios en beneficio de los usuarios y la audiencia, y también en dar certeza jurídica a las empresas y los agentes regulados para que se les permita, a fin de incrementar sus flujos de inversiones, entrar a la dinámica de mejora de los servicios que prestan”.

En su oportunidad, la subsecretaria de Comunicaciones, Salma Jalife, coincidió con los reguladores del IFT, pues solicitó a los industriales a confiar en las políticas públicas del Estado mexicano en telecomunicaciones y mantener e incrementar sus inversiones para el sector.

Salma Jalife, subsecretaria de Comunicaciones. Foto: Rosario Servín
Salma Jalife, subsecretaria de Comunicaciones. Foto: Rosario Servín

“En este nuevo ecosistema digital se requieren inversiones para el desarrollo y crecimiento de la infraestructura para universalizar el acceso a Internet”, dijo Jalife Villalón, un comentario que va a contrasentido a lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha manifestado en los últimos días al respecto de que promoverá la creación de una estatal de telecomunicaciones ante las supuestas inversiones escasas de la iniciativa privada en este mercado.

“Se requieren de muy grandes e importantes inversiones para poder llevar la conectividad a todas las personas en este país, ese no es un deseo o un proyecto, es un mandato constitucional”, indicó Gabriel Contreras, presidente del IFT, al traer que en 500 municipios del país, donde habita el 5.0% de la población mexicana, la conectividad es escasa o nula.