Si bien el tema laboral se convierte en el “foco rojo” del Tratado entre México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC), por las recurrentes amenazas de Estados Unidos para iniciar controversias, México también ya tiene identificadas a empresas estadounidenses por explotación infantil, trabajo forzoso e inhibir la democracia sindical, adelantó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar.

México ha identificado varios casos en materia laboral para demandar a Estados Unidos, y se están preparando denuncias por casos de trabajadores mexicanos que son sujetos de discriminación y laboran sin garantías.

“Hay situaciones y diferendos. Otro es trabajo forzoso que ha sido una demanda de los sindicatos norteamericanos y hago el punto de que tenemos más cosas que demandar desde México hacia EU, que lo que ellos probablemente nos demanden”, aseveró el dirigente empresarial.  

Durante el webinar organizado por el CCE con medios de comunicación, el dirigente empresarial resaltó las mesas de trabajo sobre el tema laboral para denunciar los casos de mexicanos trabajando en el extranjero que son sujetos de inhibición, de trabajo sin prestaciones y en donde no tienen las garantías de una ley laboral como la que se tiene en México.

Para Carlos Salazar, la situación está dividida en tres grandes problemáticas: “Primero por no permitir elecciones libres de los trabajadores, de sus dirigentes sindicales. Hay varias empresas identificadas que probablemente van a ser demandadas por Estados Unidos y nuestro trabajo es preverlo”.

Para el segundo caso, es el trabajo forzoso, mismo que ha sido una demanda de los sindicatos estadounidenses. “Yo aquí hago el punto de que tenemos más cosas que demandar desde México hacia Estados Unidos, que lo que ellos probablemente nos demanden”, insistió.

Otra demanda añeja es el trabajo de menores de edad en actividades agrícolas, y es parte del trabajo preventivo.

Eugenio Salinas, integrante del Cuarto de Junto, realizan auditorias en las empresas para estar preparados ante una eventual denuncia, se debe tener toda la papelería y la información de recursos humanos y sindicatos. Y desde Concamin se ha promovido.

En su oportunidad, Moisés Kalach, coordinador del sector privado en las negociaciones comerciales, sostuvo que el tema laboral “es quizá el foco amarillo tendiendo a rojo, aunque se ha avanzado, es un reto que tendremos como país, todo el eco sistema laboral que hay que modernizar, es un cambio profundo y complejo que tomará mucho tiempo”.

Anticipó una ola de casos con fundamentos y otros sin argumentos en materia laboral. “Algunos casos vendrán para bajar la competitividad de nuestro país, otros no tan amigos o competidores que aprovecharán los capitales para tratar de lastimarnos”.

Kalach que es el enlace del CCE desde la oficina de Washington, consideró que el conflicto que se vislumbra entre Estados Unidos  y China “nos abre gran oportunidad para que en México seamos este gran aliado comercial y abasto a través de la certidumbre y creo que no aprovechamos como país, dadas las señales confusas que hemos mandado al cumplimiento de las reglas internacionales y a la inversión, me parece que es uno de los grandes focos que debemos tomar”.

kg