Daniel Song, presidente de LG Electronics México, reconoce que el desempeño de su compañía para el primer semestre de 2019 se ha visto afectado por la desaceleración de la economía mexicana, una coyuntura también atizada por la competencia de otras marcas asiáticas que participan en los negocios de línea blanca, televisores y dispositivos de electrónica de consumo clase premium en los que la empresa de Song ya tiene un lugar.

LG Electronics, con tres plantas de ensamblado en Monterrey, Mexicali y Reynosa, más su sede corporativa de Tlalnepantla, confía en que el freno económico comenzará a ceder en el último tramo del 2019 con las temporadas del Buen Fin y el periodo de Navidad, y por sus lanzamientos de celulares de gama alta a mitad de año.

Para Song, México tiene mejor perspectiva para salir de las dificultades económicas que otros países también han tenido que enfrentar por una época de guerras comerciales, que han terminado por afectar el intercambio de mercancías y el flujo de inversiones, en prácticamente todos los mercados.

“Nosotros seguimos trabajando por el mercado doméstico mexicano. Espero que la recuperación se dé más rápidamente con una tendencia de la economía al alza. La situación no es tan favorable y eso afecta a nuestro negocio también, pero el mercado de México es una economía fuerte, no sólo es turismo; México tiene una industria muy fuerte”, dijo Song, jefe de una marca que desde hace doce años lidera el negocio de los televisores en el país y con crecimientos continuos en el segmento de línea blanca.

“México, con buen paso, va a mejorar más rápido que cualquier otro país de América Latina. Es una pieza fuerte; está en nuestro top diez de importancia (…) Yo soy positivo y creo en que en este Buen Fin habrá una buena demanda que hará crecer el consumo”, dijo Daniel Song, presidente de LG Electronics México.

La economía mexicana despuntó 0.1% en términos reales durante el segundo trimestre del 2019, contra la contracción de 0.2% registrada al arranque de año, con lo que el país esquivó una recesión económica y ello alentó al gobierno y las empresas.

En México, LG pelea a Samsung el primer lugar de ventas en televisores de avanzada; a Mabe y Whirlpool disputa el negocio de línea blanca: también lidera en aire acondicionado. Sin embargo, liga ya dos años de descensos en el segmento de teléfonos, su participación de mercado ha pasado de 14 a 11%, en datos generales desde 2017; por la irrupción de compañías como Huawei, Xiaomi, ZTE y la renacida Motorola, cuya presencia ha redefinido todo ese mercado en el que igualmente las cuotas particulares de Apple se han modificado.

Daniel Song admite que su división de celulares vive un ambiente complicado en México, cuando hace diez años ocupó por varios periodos el segundo lugar y previo a que la estrella de Nokia se apagara. El de 2019 es otro escenario, dice, para la colocación de smartphones y por eso su compañía comienza a establecer un plan enfocado a traer al país productos de valor añadido, en vez de competir con distintos modelos en masa a las compañías chinas. El problema de las ventas de celulares no es privativo de LG ni de México: la matriz de Samsung reportó una caída de 53% en sus ganancias netas del segundo trimestre debido a un desplome generalizado en ventas de teléfonos.

“En el caso de LG las (colocaciones) no han caído considerablemente, aunque por la situación económica sí cae algo y tiene que ver también por la situación de los segmentos C o D, mientras que los segmentos de población A y B están haciendo sus compras de manera más inteligente, buscando un producto de más valor. Puede que haya disminuido el número (de aparatos vendidos), pero el valor en ingreso se está manteniendo”.

“Aunque nuestro volumen de celulares haya disminuido, nuestro negocio de celular continúa, porque el celular no es sólo una máquina de comunicación: ahora esto tiene una conectividad con televisores, lavadoras, el refrigerador…”, comenta Daniel Song en referencia al nuevo smartphone de la marca, el G8 ThinQ, que se conecta con una diversidad de enceres del hogar y que responde al usuario con un solo movimiento de la mano; una propuesta de LG que se engrana en incipientes ecosistemas de Internet de las cosas y que corre a velocidades superiores con nuevos estándares de Wi-Fi más allá de frecuencias de 2.4 GHz.

“Esto un hub, un centro de conectividad y por eso LG no podrá dejar este negocio y buscará encajarlo en su lugar”, adiciona el presidente de LG Electronics. “Y estamos con nuestra presencia en varias gamas de negocios. Somos líderes en pantallas con tecnología única; en línea blanca, en microondas; estamos buscando bien competir”.

 

La firma de análisis de mercados Euromonitor respalda los dichos de Song. En un informe sobre el mercado latinoamericano de electrodomésticos para 2018, indica que sólo Chile y México reportaron alzas de ventas en todos los sub-segmentos, y de allí, LG Electronics ocupó, según el mercado, entre el tercer y cuarto sitio como principal vendedor regional y local. En lo que toca a centros de audio y cine en el hogar, LG tuvo la mejor oferta en la relación precio-calidad a mitad de 2018.

“LG es una marca premium en electrodomésticos y electrónica de consumo, especialmente televisores. Su verdadero diferenciador radica en la tecnología OLED y su debut de un televisor OLED enrollable en el CES 2019 sirvió como una fuerte evidencia del liderazgo de la compañía en esta tecnología”, escribió Euromonitor en otro informe de enero de 2019.

LG Electronics descarta nuevas inversiones para sus plantas de la frontera mexicana, en tanto no exista claridad sobre un mejor desempeño de la economía global, pero Daniel Song manifiesta que la compañía ya negocia con operadores de telecomunicaciones qué otros modelos celulares traer a este mercado en 4.5G y 5G que ya hayan sido probados por la filial LG U+ en Corea del Sur, como una promesa por crear valor añadido para los usuarios mexicanos.