Petróleos Mexicanos (Pemex) paga un seguro contra incumplimiento crediticio (CDS, por su sigla en inglés) más alto del que se cotiza para otras petroleras con calificaciones similares e incluso más bajas, como Petrobras; Devon Energy y Anadarko, entre otras, alertó el Banco de México (Banxico).

Esto evidencia que el mercado está descontando que la petrolera mexicana experimentará un nuevo recorte de calificación financiera, consignó.

En un análisis explican que, de confirmarse este escenario de una posible reducción de la calificación de Pemex, “disminuirá la disponibilidad de fondos prestables para la inversión”. Lo mismo sucederá si la degradación se presenta sobre la calificación soberana, matiza en uno de dos análisis separados donde aborda el riesgo que representa la pérdida del grado de inversión de Pemex.

En este momento, Moody’s y Standard & Poor’s (S&P) mantienen una perspectiva Negativa sobre la nota de la petrolera. En el lenguaje de las calificadoras, la perspectiva Negativa indica al mercado que hay una de tres posibilidades de un recorte.

Analistas de Moody’s, han explicado que, cuanto más bajo es el riesgo de que el emisor cumpla sus obligaciones, menor es el cobro de tasas de interés, que son tasas casi preferentes; hay más dinero disponible para las empresas de grado de inversión.

“Si pides prestado y no cuentas con grado de inversión, te cobran mayores intereses, a plazos más cortos y tienen menos recursos para prestar, por lo que seguramente no les alcanzará para lo que necesitas”, precisan los analistas de la agencia.

ymorales@eleconomista.mx