A pesar de la incertidumbre económica ocasionada por factores como la inflación, México es uno de los países de Latinoamérica que más potencial mantiene para el mercado de lujo, apoyado por atractivos como el boom de centros comerciales especializados en este nicho, así como una creciente clase aspiracional.

“México es un mercado tan aspiracional en donde todavía hay potencial de seguir creciendo, muestra de eso son las inversiones que se están realizando en centros comerciales y boutiques especializados en lujo. México ha ganado relevancia, incluso ha desplazado a Brasil”, comentó Laura Chias, socia en Boston Consulting Group (BCG) México.

En entrevista con El Economista en el marco de la octava edición del LuxuryLab México, Chias señaló que la industria del lujo en México aún se encuentra en desarrollo, por lo que se prevé que mantenga crecimientos anuales de 6% al menos en los siguientes tres años, alza por arriba de la industria global que viene creciendo 4.5 por ciento.

Para Chias, otro de los atractivos que tiene el mercado mexicano es un bono demográfico importante en donde tendencias como el esperarse a tener hijos a una edad más tardía está permitiendo desarrollar una clase media de una forma más acelerada. “No serán los luxury global consumers que gastan 5,000 euros al año en bienes de lujo pero sí serán consumidores ocasionales que estarán impulsando el desarrollo de las marcas”, consideró.

También se trata de un mercado cambiante. “Se encuentra la gente que no es de las nuevas generaciones y que está más enfocada en valores y tradiciones, viajes de tradición familiar. Tenemos otro segmento que ya está buscando algo completamente diferente y muy específicamente hablando de los Millennials, están buscando un tema de personalización”.

Las tendencias

Entre las tendencias que destaca la representante de BCG en los consumidores mexicanos de este mercado está el apostar más por lo experimental. “Por ejemplo, la industria de lujo turística se está desarrollando de forma importante y cada vez más el consumidor está gastando el dinero en vivir experiencias”.

Además, bebidas alcohólicas, toda la parte de restaurantes y experiencia gastronómica también busca afianzarse en México. “Habrá retos importantes con algunas categorías, especialmente cuando el consumidor tiene una percepción de que dicho producto o marca no es sustentable, por ejemplo, las relacionadas con animales o cuidado del medio ambiente”.

Otra tendencia es el tema de colaboración en donde marcas de joyería, mueblería, entre otros sectores, están buscando colaborar con artistas locales y eso les ayuda a tener una colección mucho más privada y personalizada para ofrecer al consumidor mexicano.

[email protected]