Jaime Francisco Hernández Martínez, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), justificó el incremento mensual en las tarifas eléctricas de julio y agosto argumentando incrementos estacionales de la demanda en verano, aunque no explicó la razón de las alzas con relación a los mismos meses del año anterior.

Ante legisladores de la Comisión Permanente, aseguró que las tarifas eléctricas tienen un comportamiento estacional muy importante que se concentra con demanda de energía eléctrica verdaderamente alta comparada con el resto del año en los meses del verano en México.

Por eso las comparaciones son importantes de un mes contra el mismo mes del año pasado, pero también esto indica que en algunos casos los recibos de energía eléctrica sencillamente llegan con costos más altos, porque justo en el verano tenemos un consumo mayor de la energía eléctrica , expresó.

Sin embargo, el incremento registrado en agosto fue entre 5.2 y 9% en las tarifas doméstica de alto consumo, comercial e industrial con relación a agosto del 2015. Previamente, la CFE explicó que éste se debe al aumento en el precio del gas natural y del crudo, ya que con el primero se pasó de generar 55% de la electricidad en el 2012 a 67% este año, mientras que con el combustóleo derivado del petróleo se pasó 25 a 13% en el mismo periodo.

A pesar de los aumentos recientes, Hernández Martínez explicó que la situación tarifaria es mejor que la que se tenía en el 2012, ya que hoy la tarifa promedio de Estados Unidos es 2% más alta que la de México, cuando en el 2012 era 84% más baja. Ello, gracias a que durante 18 meses hubo reducciones en el país.

Por su parte, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, anunció que en la segunda subasta de energía eléctrica, a realizarse el 30 de septiembre, por lo menos 5.5% de la energía que se comercialice en el mercado será energía limpia. En esta subasta se esperan inversiones por 4,000 millones de dólares, según el director de la CFE, ya que la estatal fungirá por segunda vez como único comprador, al no existir más proveedoras legales del suministro básico en el país.

Asimismo, adelantaron que la tercera subasta de adquisición de energía eléctrica de largo plazo está prevista para abril del 2017. Este tercer proceso, según la Subsecretaría de Electricidad de la Secretaría de Energía, deberá enfocarse en generadores fósiles con ofertas de compra para el mediano plazo, con contratos de entre seis y 10 años.

[email protected]