En México están registradas aproximadamente 1,900 compañías con capital alemán y las industrias que cuentan con la mayor presencia alemana son: automotriz y autopartes, farmacéutica, química, electro-electrónica, maquinaria y logística, así lo comentó

Andreas Müller, director general adjunto de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (Camexa).

Algunas de las compañías alemanas son: Allianz, Audi, BASF, Bayer, B.Braun, BDF/Nivea, BMW, Boehringer Ingelheim, Bosch, Brose, Carl Zeiss, Continental, Dachser, Daimler/Mercedes Benz, DEA, DHL, Dr. Oetker, Dräger, Endress + Hauser, Evonik, Giesecke & Devrient, Hamburg Süd, Hella, Henkel, Herrenknecht, Kaeser, Karcher, Koenig & Bauer LATAM , Kühne + Nagel, Lanxess, LBBW, Leoni, Leschaco, Lufthansa, MAN, Merck, Miele, Munich RE, Panalpina, Pelikan, SAP, Schaeffler, Schenker, Schering, Schott, Siemens, Staedtler, ThyssenKrupp, T-Systems, Volkswagen, Würth, ZF Sachs, entre otras.

“Aparte de las grandes compañías, hay una fuerte presencia de pequeñas y medianas empresas con productos altamente especializados, muchas veces líderes a nivel mundial en su nicho de mercado”, dijo Müller.

Confinamiento

El director de Camexa consideró que el confinamiento por Covid-19 aceleró prácticas de home office “y mejoró la comunicación entre los empleados, así que la difícil etapa que estamos viviendo nos empujó hacia la transformación digital. Hoy todo el mundo participa en webinars y realiza conferencias online que tienen una aceptación que, apenas hace un año, parecía imposible”.

Explicó que el camino hacia la digitalización consta de informarse continuamente, intercambiar ejemplos de mejores prácticas con otras empresas y adaptar las medidas correctas.

“Para facilitar este intercambio entre los socios de la Cámara, hemos creado un Comité que se dedica a la Industria 4.0. Es el espacio idóneo donde los expertos de las empresas intercambian experiencias y elaborar estrategias en un ambiente de confianza”, dijo Andreas Müller, en entrevista con El Economista.

Tendencias

En Estados Unidos, la tendencia de la Industria 4.0 se enfoca a cómo obtener datos de los consumidores para generar los productos más idóneos para ellos. lo que fomenta la llamada economía de plataformas.

“Los consumidores europeos son más cautelosos con proporcionar información privada, es por eso que se generó una regulación de protección de datos muy detallada que pone al relieve los derechos del consumidor”, mencionó Müller.

Explicó que en Alemania el enfoque principal es la digitalización de los procesos de producción, por eso sale el término Industria 4.0 de Alemania.

“Ambos conceptos tanto el de la economía de plataformas como la producción más eficiente para responder a las necesidades del consumidor cada vez más rápidos son centrales para México”, enfatizó el directivo.

Dijo que la Industria 4.0 significa la digitalización de procesos hasta el momento análogos en la producción y la logística. “La base tiene que ser procesos sólidos y primeros pasos en temas de automatización. El flujo de datos, sobre todo con la nueva generación de 5G, seguirá en constante crecimiento lo que permitirá perfeccionar los procesos productivos. La Industria 4.0 llevará a una mayor producción con mejor protección del medio ambiente y menos tráfico en las calles”. 

ITM 2019

La feria demostró a todo el mundo la importante posición que México ocupa como país industrial, así lo consideró Müller. “La participación fue un rotundo éxito y subrayó que empresas mexicanas en sectores como el automotriz o el aeronáutico son competitivas a nivel internacional”.

“Como Camexa queremos apoyar en la formación y capacitación del talento Mexicano, para que estudiantes y trabajadores puedan ser partícipe de esta nueva era y no solo espectadores”, concluyó Andreas Müller.

patricia.ortega@eleconomista.mx