La farmacéutica Teva, de origen israelí, líder global en la producción de genéricos y biofarmacéuticos, hoy es una de las primeras 50 compañías del sector en México y apuesta a amplias perspectivas de crecimiento, al grado de que planea duplicar aquí su tamaño en cuestión de 5 años.

En plena pandemia Teva está creciendo a un ritmo poco visto. Sólo en el 2021 proyecta incrementar sus ventas en el país en 40% que sería el más alto del mercado, y para los próximos cinco años prevé expandirse a un ritmo cercano de 21% anual. Con esa ambiciosa proyección, la meta es que México sea para la compañía israelí el segundo mercado en la región después de Brasil.

Rodrigo Fernández, quien asumió como líder de Teva en Latinoamérica y director general para México en noviembre pasado, explica en entrevista con El Economista cómo es que la compañía está logrando tal crecimiento:

“Porque tenemos un compromiso grande con el mercado Mexicano; en 2020 Teva lanzó aquí siete productos y en este 2021 se lanzarán otros seis tanto en el área de cuidado primario como en el de especialidad, y cubriendo tanto el segmento privado como algunos del mercado público, (…) cuando sólo se hace orgánicamente es muy difícil poder llegar a esos niveles, pero con la red de productos que tenemos podemos ir logrando esos resultados”.

Detalla que Teva en México es una compañía cercana a los 50-55 millones de dólares, con más de 600 empleados y con una fuerza productiva fuerte: una planta de principios activos ubicada en Lerma, estado de México, y otra planta de producción en el estado de Jalisco.

Terminó el tema de Rimsa y hoy Teva se enfoca en fortalecerse 

Cuestionado en torno a cómo terminó el conflicto tras la controvertida compra de Rimsa en 2016-2017, el directivo apunta que lo más importante es que ya lograron regresar al mercado a los fármacos que eran de Rimsa (cuyos registros fueron cuestionados enmedio de las respectivas demandas legales de aquel entonces en Nueva York).

“Los equipos globales y el de México de Teva hicieron un tremendo trabajo de regresar al mercado los medicamentos que tenía Rimsa, la compañía se centró en traer ese portafolio en beneficio de los pacientes mexicanos, y hoy la compañía está preparada y enfocada en fortalecer la presencia de Teva en México,” subraya.

Rodrigo explica que visto como parte del mercado farmacéutico internacional, México está en el Top10 de mercados relevantes por diferentes factores: su nivel de población, el tamaño de su sistema de salud, su tipo de necesidades, el esquema de acceso, su creciente mercado privado que se paga mediante seguros o gasto de bolsillo y un importante mercado público.

“México ha sido un mercado muy atractivo para la industria farmacéutica, con una población bastante grande -la segunda de América Latina-, con índices de salud positivos en diferentes áreas, con un sistema de salud que se ha caracterizado por ser muy robusto en algunas áreas y otras en desarrollo, y en general con una apertura importante para operar”.

Otro aspecto relevante que tiene México para Teva es su posición estratégica en producción y manufactura al estar entre los sitios de producción global de fármacos. De hecho Teva, como líder mundial en genéricos tiene en este país uno de sus 70 centros de fabricación. Se trata de una planta de alta tecnología ubicada en Guadalajara, Jalisco, donde produce sólidos (cápsulas y tabletas) para consumo nacional y exportación, con altos estándares de manufactura y calidad, y donde en los últimos 4 años invirtió 50 millones de dólares, informa el capitán de la empresa.

Rodrigo Fernández llegó a Teva tras una trayectoria de 25 años en compañías multinacionales de innovación -como Roche, Astra Zéneca y Astellas-, y él considera que esa experiencia le permite tener visión para desempeñarse en el mercado mixto porque Teva es una compañía que vende tanto productos de innovación como genéricos de marca.

Al mencionar los mayores retos hoy en día para la compañía, su director menciona que aparte de la pandemia, ha sido trasformar el modelo de negocio. Y subraya que para ello Teva ha recurrido a tecnologías digitales para un acercamiento diferente con los clientes, los médicos y con todo el sistema de salud. Y adicionalmente comenta que se han tenido que acomodar a la evolución del mercado privado para cubrir otros enfoques, tales como enfermedades que durante la pandemia tuvieron que ser manejadas de forma diferente en el sector público, abriendo puertas en sector privado.

“Sí pudimos entregar ofertas a UNOPS”

En torno al mercado de Gobierno, donde ha habido una transformación completa del sistema de compras, dice que eso en realidad es una constante en toda América Latina pues todos los países buscan estrategias para mayor acceso a los medicamentos a fin de cubrir a más pacientes.

Y en este sentido, sobre la participación de Teva en la licitación que viene realizando UNOPS desde hace meses, Rodrigo informa que revisaron los listados, vieron que con todo y el cambio de reglas y el reto grande que implicaba por las adecuaciones obligadas, sí era posible cumplir con el objetivo y participaron en varias líneas de productos. “Fue un reto porque los tiempos eran cortos, hubo un cambio de paradigma y obligó a una transformación en los procesos, debíamos preparar a la compañía para participar por primera vez de esa forma en México (…) pero sí pudimos entregar las ofertas dentro del marco que nos estaban solicitando”.

-Ustedes creen que van a poder entregar los medicamentos en los tiempos que maneja la UNOPS, para a más tardar en junio?

- No, eso representa un reto. Los tiempos son muy cortos. Nuestra compañía ha participado en procesos internacionales, y esa experiencia con sites globales nos ayudan a cumplir; sin embargo también hay tiempos que respetar, con UNOPS hemos tenido que entender en qué estadío están y con base en eso hacer nuestra planeación, pero nuestro objetivo es cumplir y satisfacer las necesidades de los pacientes.

“Es un poco de tomar riesgos, de planificación, en modelos de medicamentos específicos hay riesgos compartidos, a veces en las licitaciones tienes que tomar riesgos de un lado y de otro, esperando que las compañías cumplan, o que el gobierno o un hospital privado o público cumplan o un organismo como la UNOPS cumpla. Es un balance.

-¿Cómo han podido resolver la parte de la distribución, no han tenido muchos problemas con los operadores logísticos?

-México no es ni el país más simple ni el más complejo. Una licitación siempre tiene sus retos, ya sea en Chile en México o en cualquier otra parte. Insisto, una de  las primeras cosas es buscar los socios adecuados, y el objetivo principal de Teva es, dentro de una práctica de integridad, cubrir las necesidades de un gobierno para satisfacer a los pacientes mexicanos, y si el gobierno adapta su sistema de distribución o de compras, hay que enfrentar los contratiempos, al final de cuentas debes trabajar con esas instituciones, aclarando, modificando, de modo que llegue el medicamento de Teva al paciente.

Y en ete sentido menciona el papel relevante que ha tenido Teva en Israel, su país de origen, para apoyar como operador logístico junto con Pfizer en el acceso a la vacuna anti Covid a la población israelí. “Israel es uno de los modelos de acceso de la vacuna para su población, y mediante este tipo de alianzas puedes ofrecer tus fortalezas y hacer sinergias; hacia allá queremos llevar esa experiencia a otros países de Latinoamérica, incluyendo México”.

AL, un mercado con buenas perspectivas

Rodrigo Fernández explica que la compañía está estructurada en tres grandes unidades comerciales de negocio: Norte América (Estados Unidos y Canadá), Europa y Mercados internacionales (donde están mercados estables como Japón y Australia, y también hay segmento  de mercados emergentes, donde está el gigantesco China con una excelente economía y una amplia cobertura de salud y un mercado muy relevante; y luego hay otros mercados emergentes como Corea del Sur, Rusia, Brasil y México,

Y en este sentido en la región de AL, Teva tiene fuerte presencia en el área terapéutica Sistema Nervioso Central, con una amplia cartera que va desde paracetamol e ibuprofeno hasta moléculas complejas para tratar enfermedades como la esclerosis múltiple y la disquinesia tardía.

Su producto Copaxone sigue siendo la marca líder para esclerosis múltiple en la región, seguida de Abelcet para oncología, y su director informa que están lanzando nuevos anticuerpos monoclonales para migraña (Ajovy) -lanzado en Brazil (en 2020) y por lanzar en Argentina (2021) y en México (2022)-, así como su marca Austedo para la enfermedad de Huntington.

En México, Dolocartigen es una de sus marcas líderes y con Sinergix cápsulas, recientemente lanzado, espera consolidar su posición en el segmento de manejo del dolor.

“En México tenemos una línea cardiovascular, una neurológica, de cuidado de la mujer, manejo del dolor y una línea de soporte y cuidados para pacientes con cáncer, pero por  ejemplo en Chile somos líderes del mercado bajo la marca laboratorio Chile-TEVA, como la más prestigiada de laboratorios en el país con 95% de reconocimiento y afinidad en el mercado, pero ahí está más enfocada en cuidado de la mujer, un portafolio menos especializado, de cuidado primario, con menos moléculas, y si te pasas a Argentina es otra historia”.

-Hablando de principios activos, las sales o materia prima para producir fármacos, qué tanto la pandemia les ha puesto en aprietos, porque muchas empresas están sufriendo, pero ustedes son productores entonces quizá no tienen problema.

-Por el volumen y nuestro tamaño, siendo autoproductores de principios activos, digamos que no ha sido uno de nuestros grandes problemas. Lo que sí nos afecta es que competimos a nivel global por tipo de producto y por el tipo de cargamento a llevar; en manejo logístico competimos con el abasto para productos relacionados con Covid. Ahí, a nivel global pudo haber una reducción en logística y no se cubre la necesidad de la industria farmacéutica en general.

Y en cuanto a manufactura no hemos vimos disminución o situación de desabasto, pero el 2021 sí va a presentar retos. Hay países europeos que han sido afectados por Covid, y ahora India. Como que regresa lo que vimos al inicio de la pandemia en China, entonces sí hay que monitorear esa logística.

maribel.coronel@eleconomista.mx

@maribelrcoronel