La racionalidad de la compraventa de Time Warner por AT&T sólo tiene que ver con AT&T, con su negocio en Estados Unidos y no debe mirarse sólo con la lupa de México, aunque AT&T mantenga operaciones en este país que a futuro pudieran verse impactadas por esta fusión aún no aprobada por el gobierno estadounidense.

Es cierto que AT&T ya apostó 85,000 millones de dólares para hacerse con el control de Time Warner, con lo que entonces echaría mano de los contenidos de la cadena de noticias CNN o del canal de series HBO para crear, por ejemplo, una oferta más atractiva para sus cerca de 130 millones de usuarios entre los de telefonía móvil y televisión de paga que mantiene en Estados Unidos.

NOTICIA: AT&T ya empató a Telcel en redes 4G LTE en México

Pero para que esta fusión repercuta directamente y de manera inmediata en la filial mexicana de AT&T o si pegará negativamente a América Móvil y a Grupo Televisa, como competidor pleno en la telefonía celular y socia en Sky como lo son esas dos empresas para AT&T en México, antes deben despejarse las dudas de qué será de la filial de DirecTV en América Latina, comprada por AT&T en 2015 y de la cual la misma operadora ha dejado entrever su posible venta a un tercero sin definirse tampoco qué ocurriría entonces con la participación que ahora tiene AT&T en Sky de Televisa a través de DirecTV.

Los 10.70 dólares que AT&T ofreció por cada papel bursátil de Time Warner, alrededor de 20% por arriba de lo que cerraron las acciones de la compañía en Wall Street el viernes, debe entenderse entonces como un plan de AT&T que sólo hace sentido a su negocio en materia de diversificación de plataformas, haciéndose a su vez con un elemento de la cadena de valor en la industria de contenidos con cada compra que concreta.

NOTICIA: Las nuevas estrategias de AT&T y Movistar surten efecto sobre Telcel

AT&T está comprando empresas del sector de contenidos, siguiendo de alguna manera una de las tendencias que ahora marcan a su industria. Sin embargo, no todas las operadoras siguen el mismo camino, pues algunas de sus competidoras han comenzado a enfocarse también hacia otros nichos de mercado, de ahí que la compra de Time Warner sólo tiene impacto directo al negocio de AT&T en Estados Unidos, coincidieron analistas consultados.

Primeramente, hay que acotar que México no es un factor en ese movimiento. La racionalidad de la compra está en el beneficio para las plataformas de AT&T en Estados Unidos, ese es el efecto directo. Y encima, no hay certeza de qué pasará con DirecTV en América Latina, por lo que es muy pronto como para querer ver algunos efectos indirectos , expone Jesús Romo, director de la firma de consultoría Telconomia.

Aún es muy temprano para aventurar afectaciones (positivas o negativas) para este mercado , platica Jorge Bravo, director editorial en Mediatelecom Policy & Law. Tampoco creo que haya una alerta para los reguladores, aquí o allá, porque no se están viendo problemas de competencia. No sabemos bien qué va a ocurrir, pero hasta el momento no se están viendo restricciones, por ejemplo, de las partes sobre vender contenidos o en cómo distribuirlos. Sí están siguiendo una suerte de una tendencia (en contenidos), pero se ve más como una cuestión local y que además no ha sido aprobada. Tenemos que esperar .

NOTICIA: En planes de pospago, Movistar adelanta a Telcel y AT&T

Jesús Romo, jefe en Telconomia, recuerda que, por ejemplo, el operador Verizon, el primer rival de AT&T en Estados Unidos, ha decidido enfocarse en servicios de Internet de las cosas (IoT), mientras que Telefónica, competidor en México, ha ido dando pasos en servicios empresariales de TI.

Todos los operadores de telecomunicaciones están tratando de convertirse en empresas de comunicaciones integradas verticalmente, pero esto no implica sólo ganar espacio en contenidos. La estrategia de AT&T está más enfocada en diversificarse por la vía del contenido, primero con una red de distribución, pero ahora con la adquisición de lo que la misma empresa ha llamado un proveedor del contenido , comenta Romo de la Cruz, de Telconomia.

Jorge Bravo, director en Mediatelecom, coincide en que AT&T observó una posibilidad de crecimiento en la oferta de contenidos, de ahí su oferta de 85,000 millones por Time Warner, pero que también debe tener en mente que Time viene de una experiencia malograda con la empresa de Internet AOL.

NOTICIA: ¿Cuántos se beneficiarán realmente con la desaparición del roaming México-EU?

Si se contempla que está siguiendo una tendencia, entonces es un paso natural; que no llega tarde al negocio de los contenidos. Ellos llegan en un momento en que el ecosistema de la banda ancha, los usuarios, los dispositivos, y las audiencias se coordinaron como una suerte definida por los astros y están viendo que la distribución de contenidos es posible a través de sus redes de comunicación en aquel país , sostiene Jorge Bravo, de Mediatelecom.

Telefónica compró en mayo del 2015 al Grupo Prisa su 56% de Distribuidora de Televisión Digital (DTS), controladora de la firma de contenidos Canal+. La transacción se valuó en 707 millones de euros y previamente, en julio del 2014, Telefónica ya había comprado a su socia italiana Mediaset su 22% de DTS por 295 millones de euros. Todo para que Movistar tuviera un músculo que le nutriera de contenidos.

Pero ahora, Telefónica desea vender su canal argentino de televisión abierta Telefé, porque está siguiendo su estrategia, que parece que van en sentido contrario, pero está en sus planes, como los suyo los tendrá AT&T , dice Jorge Bravo.

NOTICIA: ¿Está provocando AT&T a Telcel y Movistar en roaming?

América Móvil también ha ingresado al negocio de los contenidos. Más allá de su Clarovideo, en octubre del 2011 compró a DLA, una compañía que comercializa y distribuye contenidos en varios países de América Latina y sus clientes no sólo pueden ser empresas de AMX. Con esta compraventa, América Móvil intentó crecer su presencia en los medios digitales.

Y en Estados Unidos en materia de contenidos, Comcast compró NBC Universal a General Electric en 12,400 millones de dólares en febrero del 2013, y en abril del 2016, NBC pactó la compra de Dreamworks por 3,800 millones de dólares.

Más recientemente, Verizon se adelantó a AT&T en la puja por Yahoo!, para hacerse de un brazo proveedor de contenidos. La compraventa de Yahoo! se fijó entonces en 4,830 millones de dólares en julio del 2016.