La Comisión Reguladora de Energía (CRE) aprobó por unanimidad las modificaciones a las tarifas que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cobrará a los generadores que se instalaron en el país bajo el régimen de autoabasto, ajustando a precios de 2018 las tarifas preferenciales de porteo verde que les fueron otorgadas, por una parte, y revisando las variables vigentes como el precio de los combustibles para las tarifas en alta tensión en el caso de los convencionales.

Entre generadores y consumidores de esta energía, que fueron inscritos en los proyectos como socios de los mismos, las empresas afectadas por estas alzas constituyen el 10% del PIB nacional.

En conjunto, la generación que transmiten estas empresas corresponde al 12% del total que se genera en el país y dos terceras partes de ésta son los ciclos combinados destinados a la industria, con cargas superiores a 69 kilovoltios.

En el caso de los renovables, son 37 proyectos con una capacidad de 4,000 megawatts eólicos y 15 proyectos con una capacidad de 164 megawatts fotovoltaicos los afectados que en su llegada al país pagaron costos adicionales para reforzar las líneas de transmisión y por tanto se les otorgó una tarifa preferencial denominada porteo verde durante la vigencia de sus contratos de interconexión a 20 años.

Las resoluciones aprobadas de proyectos que la CRE no ha publicado, pero que se asentarán en el registro público del regulador, indican que uno de los proyectos “expide los cargos por el servicio de transmisión de energía eléctrica a precios del 2018” y el otro que “aprueba los procedimientos para determinar las variables económicas requeridas para el cálculo de los cargos por servicios de transmisión mayores o iguales a 69 kilovoltios”.

[email protected]

kg