La aerolínea japonesa Japan Airlines evaluó este lunes en unos 1,100 millones de yenes (cerca de 13.6 millones de dólares) las pérdidas causadas por las cancelaciones de vuelos y otras modificaciones de sus servicios entre mediados de enero y fines de marzo relacionadas con la inmovilización de su flota de 7 Boeing 787.

Un avión de la competencia, All Nippon Airways (ANA), tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia el 16 de enero en un aeropuerto del sur de Japón a causa de un problema de batería, un grave incidente que obligó a inmovilizar a todos los Boeing 787 por tiempo indeterminado.

Un desperfecto similar también había afectado un aparato de JAL una semana antes.

RDS