La inmobiliaria Vinte anunció el nombramiento de su nuevo director general, René Jaime Mungarro, en la búsqueda de fortalecer su gobierno corporativo y expandir su modelo de negocio.

Aún con los cambios en la economía global y a los que se enfrenta México, el director general de Vinte afirmó que existe la oportunidad de seguir invirtiendo en México y ofrecer a los clientes un bienestar compartido, además, confió que 2020 será un buen año para el sector vivienda.

Ante los nuevos retos que enfrentan los distintos sectores económicos, fiscales y políticos del país, las empresas toman la determinación de realizar ajustes dentro de su organigrama, dijo.

“Este cambio dentro del Equipo Directivo fortalecerá el Gobierno Corporativo de la compañía. Yo estaré centrado en la operación y administración eficiente del negocio y Sergio Leal Aguirre mantendrá sus responsabilidades como Presidente Ejecutivo, así como aquellas relacionadas con la visión, expansión, innovación, digitalización y estrategia a largo plazo de Vinte”, afirmó.

En las últimas décadas, la industria inmobiliaria en México se ha comprometido a continuar impulsando el acceso a la vivienda a través de modelos de financiamiento y subsidio; no obstante, los resultados siguen siendo insuficientes, es por ello que las desarrolladoras que busquen mantener una presencia en el mercado y un óptimo crecimiento deben ser propositivas.

“El Modelo de Bienestar Compartido de Vinte enlaza dos pilares: crear valor social, con acciones orientadas a objetivos ambientales y la organización social, donde tenemos ejemplos muy concretos de que en nuestros desarrollos contamos con comunidades unidas y prósperas regidas por un Plan Maestro Comunitario; y el segundo pilar, creando rentabilidad.

“En toda esta cadena va incluido diseñar comunidades planeadas, ofrecer productos que atienden diversas necesidades, ofrecer una postventa, fomentamos la cohesión social, en nuestros desarrollos las familias crecen y cuidan su patrimonio y claro se genera una plusvalía”, destacó René Jaime Mungarro.