En mayo del 2020 las ventas al por menor en el mercado nacional se mantuvieron en niveles mínimos históricos como consecuencia de las medidas sanitarias por la pandemia Covid-19.

Durante este quinto mes del año el comercio minorista registró un ligero repunte 0.8% en relación con abril, de acuerdo con cifras de la Encuesta Mensual de Empresas Comerciales (EMEC) del Inegi. Este modesto avance se presenta a la par del inicio del desconfinamiento en algunas regiones del país. 

Pese a la ligera recuperación, los niveles de ingresos generados en el comercio continúan muy por debajo de su tendencia previa a la pandemia; en comparación anual los ingresos por ventas minoristas cayeron 23.4 por ciento.

Este resultado es la segunda contracción más fuerte registrada desde el 2009, sólo por debajo de la caída presentada durante el mes pasado. 

Por su parte, los indicadores laborales dentro del comercio se mantienen en rojo también; en mayo el personal ocupado total en actividades de comercio minorista avanzó 1.0% respecto de abril, pero las remuneraciones medias reales (salarios, sueldos y prestaciones) continuaron con la tendencia negativa con una caída de 0.3 por ciento.

Esta situación refleja que, aunque sí se ha retomado parte de la actividad de comercio al por menor, los trabajadores de este rubro siguen enfrentando menores ingresos. 

Los niveles también son significativamente bajos si se compara con lo registrado antes de la crisis sanitaria; en relación anual el personal ocupado es 8.4% menor.

En el comercio mayorista la situación se mantiene con resultados negativos; en comparación con abril los ingresos por las ventas mayoristas cayeron 5.1 por ciento; mientras que en su comparación anual la caída fue de 23.8 por ciento. 

A escala local se observó que algunas entidades federativas han resentido con mayor fuerza el impacto de las medidas sanitarias, tanto por la dureza en su aplicación o por su dependencia del sector; Quintana Roo, Hidalgo, la Ciudad de México, Tabasco y Baja California Sur son los estados que presentan las caídas más pronunciadas en el nivel de ingresos por el comercio al por menor. 

El deterioro del comercio refleja uno de los principales retos en materia económica y laboral de México ante la crisis por el nuevo coronavirus. Este sector, junto con los servicios, aporta cerca del 65% al PIB nacional y cerca del 19% de la población se ocupa en alguna actividad relacionada con el comercio.