El Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) inició un esquema para que las empleadas del hogar puedan adquirir una vivienda. Hasta ahora, ni el programa piloto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ni la reforma laboral contemplan ese derecho.

Mediante aportaciones voluntarias, las trabajadoras podrán comenzar a ahorrar y obtener un crédito. Esto lo informó Francisco Vázquez Orendain, gerente senior de Administración del Patrimonio Social y Servicios del Infonavit, en el marco del Parlamento Abierto en material laboral convocado por el Senado.

El funcionario dijo que de 5,000 empleadas que ya comenzaron a recibir la seguridad social por el programa piloto del IMSS, 2,300 ya tenían una subcuenta de vivienda. Algunas porque estaban inscritas en Crezcamos juntos, plan de ahorro que ya no existe. Otras, porque tenían un empleo formal.

El 82% de las personas trabajadoras del hogar con una subcuenta en el Infonavit son mujeres, 18% son hombres. En conjunto, tienen un ahorro de 29.5 millones de pesos. Casi todas, el 99%, tienen un salario de hasta 500 pesos.

En una primera etapa, el trámite se realizará en los centros de atención del instituto. Ahí indicarán el monto que quieren aportar y se les proporcionará un número de cuenta para hacer el depósito. Esa cantidad irá directamente a su cuenta individualizada de vivienda. Las aportaciones, subrayó el funcionario, también tendrán un rendimiento económico.

En una segunda fase, la cual estará lista a finales de este año, podrán realizar los pagos vía Internet. Para 2020 las aportaciones se recibirán en las tiendas de conveniencia. La apertura del ahorro en Infonavit se puede hacer desde el pasado 3 de junio, pero no se había publicitado, indicó Vázquez Orendain.

Avanza programa piloto

La última mesa del primer día del Parlamento Abierto fue dedicada a las trabajadoras del hogar. Marcelina Bautista, una de las líderes de este movimiento laboral, llamó a las empleadoras a pagar sus cuotas patronales en el IMSS. “No es un privilegio, es un derecho para nosotras y una obligación para ustedes”, aseveró.

Una de las instituciones convocadas al encuentro fue el IMSS, que actualmente lleva a cabo un programa piloto para afiliar a esas empleadas. Norma Gabriela López Castañeda, directora de Incorporación y Recaudación del instituto, reportó que hasta junio pasado más de 5,000 trabajadoras ya tienen seguridad social. Explicó que además hay otro número de empleadas inscritas, quienes aún no han concluido el trámite, por lo que no están formalmente aseguradas.

Los dos principales retos del programa son la difusión y el pago de las cuotas cuando hay varios empleadores, compartió en entrevista. Agregó que hasta octubre de 2020, cuando termine el piloto, sabrán qué adecuaciones hacer e incluso la proyección de la población que podría irse afiliando.

[email protected]