La falta de suministro de gas natural provocará que la industria en la frontera norte opere a una capacidad productiva de 30% en los próximos cuatro días, que se traducirá en pérdidas por 18,000 millones de pesos, estimó Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), quien cuestionó las políticas económicas del gobierno federal con la ausencia de una soberanía energética.

México importa el 60% del gas natural que consume, y con la suspensión en el suministro del combustible desde Texas, Estados Unidos, “nos hace vulnerables”, debido a que el gobierno de Andrés Manuel López ha desdeñado la exploración, la perforación y producción de pozos de gas que ya se tiene identificados en aguas del golfo de México, en la Cuenca de Veracruz y la zona gasífera en Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y Chihuahua, sostuvo el líder industrial.

“Ni se enfocan en atender los pozos que tiene asignados Pemex y que se reservó en la ronda cero ni permiten que continúen las rondas de licitación, la ronda 4 que generaba la Comisión Nacional de Hidrocarburos para que los privados inviertan. Ni comen ni dejan comer y lo que tenemos es una caída en picada en la producción de gas con los efectos que resentimos”, reprochó Castellanos.

Los pronósticos del clima son desalentadores para los próximos cuatro días y se esperan muy bajas temperaturas, en los que se prevé haya más apagones, que no sólo afectará a la Comisión Federal Electricidad (CFE) para la generación de electricidad sino a toda la industria nacional que depende del gas natural para operar, dijo Mario Canales, consultor en materia energética del sector privado.

Con la falta de gas natural “sale a relucir un grave defecto que tiene nuestro país en el tema de almacenamiento, ya que de haber tenido la infraestructura necesaria mínima que por norma se requiere tener para los combustibles de alrededor de 20 días de reserva, apenas contamos con almacenaje para dos o tres días de los combustibles requeridos en nuestro país”, alertó el especialista.

El apagón en el norte de México tendrá consecuencias inmediatas en la zona industrial del país, principalmente en la frontera, con un impacto al 47% de las exportaciones mexicanas y el 79% del empleo formal, sostuvo José Ignacio Martínez, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN) de la UNAM.

Abundó que el 97% de las empresas maquiladoras de exportación están situadas en el norte del país, mientras que se encuentran las 5 de las principales aduanas, donde ingresa el 77% de las exportaciones terrestres con destino a Estados Unidos.

“Están ubicadas las empresas automotrices que representan el 17% del Producto Interno Bruto (PIB)”, lo se sumará a los problemas de producción que enfrentan las empresas por falta de suministro de insumos, lo que retrasará los pedidos hacia Estados Unidos y Canadá, recordó.

En las primeras horas de este lunes, la industria se encontraba paralizada por la falta de electricidad, agua, y las telecomunicaciones. “Los parques industriales sin servicio... Algunas ciudades han recuperado la energía eléctrica, pero lo padecen las zonas fronterizas con Estados Unidos”, reportó el presidente de la Canacintra.

Precisó, en Torreón, Coahuila, cinco grandes empresas, entre ellas dos de Peñoles resultaron afectadas; mientras que el 60% de los equipos de bombeo del sistema municipal de agua están parados. También se reportó afectaciones en el clúster automotriz de Coahuila y la industria maquiladora, ante la insuficiencia productiva de Petróleos Mexicanos y la ausencia de soberanía nacional energética en gas natural.

Mario Canales mencionó que los impactos de la situación aún son lejanos de valorar, pero confió en que esta crisis permita analizar la urgencia, por seguridad nacional energética, de permitir que el sector privado participe en la infraestructura de almacenamiento.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx