Cancún, QR. La actualización a junio de las estadísticas que elabora la Dirección de Puertos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes establece que el país dejó de captar en los primeros seis meses del año 2.4 millones de turistas de crucero.

Mientras entre enero y junio de 2019 este sector registró la llegada de 4.6 millones de cruceristas, para el mismo periodo del 2020 se reportaron sólo 2.2 millones de viajeros; es decir un descenso de 51%, que representan 2.4 millones de cruceristas menos.

Como ha sido desde el inicio de la pandemia del Covid-19, las pérdidas se concentran en Cozumel y Mahahual, que en conjunto dejaron de recibir 1.6 millones de cruceristas, cifra que significa más de dos terceras partes de las mermas a nivel nacional.

En la primera mitad del 2019 Cozumel recibió 723 cruceros y 2.4 millones de cruceristas, en tanto, para enero-junio del 2020 presentó apenas 1.1 millones de turistas, monto que se ha mantenido estancado desde la segunda quincena de marzo, cuando quedó en ceros la recepción de barcos en la isla y en todo el territorio mexicano.

En el caso de Mahahual, durante la primera mitad de 2019, recibió 258 barcos; para igual lapso del 2020 captó sólo 141 de los también llamados hoteles flotantes; además de que el número de cruceristas cayó de 867,636 en el 2019 a 455,179 en este año.

La disminución en Cozumel fue de 53% en número de cruceristas (-1´274,597), mientras que para Mahahual el porcentaje de descenso fue de 47.5% (-412,457).

Los restantes 800,000 cruceristas que dejaron de visitar México en el periodo de referencia se dividen entre el resto de los 17 puertos que reciben esta modalidad de barcos ubicados en la zona del Pacífico, como Ensenada, San Carlos, Cabo San Lucas, La Paz, Pichilingüe, Puerto Escondido, Loreto, Santa Rosalía, Guaymas, Topolobambo, Mazatlán, Puerto Vallarta, Manzanillo, Zihuatanejo, Acapulco, Huatulco y Puerto Chiapas.

Reactivación, postergada

A principios de agosto, las navieras afiliadas a la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés) pospusieron de nuevo, ahora hasta finales de octubre, la reactivación de sus barcos, por lo que la parálisis de esta industria se extenderá a los siete meses y medio, considerando que todo empezó a partir de la segunda quincena de marzo.

Entre las navieras que forman parte de la CLIA se encuentran Carnival Caribbean, Royal Caribean y Disney Cruises, las cuales aportan más de 90% de los cruceros que reciben puertos como Cozumel y Mahahual en Quintana Roo.

 

“Ésta es una decisión difícil, ya que reconocemos el impacto abrumador que la pandemia ha tenido en nuestra comunidad y en todos los demás sectores. Sin embargo, creemos que esta acción proactiva demuestra aún más el compromiso de la industria de cruceros con la salud pública y la voluntad de suspender voluntariamente las operaciones en interés de la salud y la seguridad públicas, como ocurrió dos veces antes”, refirió la CLIA.

 

Previamente, como indica el comunicado, en dos ocasiones ya habían fijado como fecha de reanudación de actividades septiembre, y anteriormente el mes de agosto.

Relativa normalización hasta 2021

SSA México, operador de uno de los puertos de Cozumel, estima que la recuperación en la industria de los cruceros comenzará de manera gradual a partir de enero del 2021.

Martín Andrade, gerente general de la terminal marítima, expuso en entrevista con El Economista que las pérdidas son millonarias, pues al momento de iniciar la pandemia el gasto promedio por crucerista era de 101 dólares.

Tan sólo en el periodo de enero a junio el puerto de SSA México en Cozumel dejó de recibir 385,863 de estos visitantes, es decir, una caída de más de 50%, expuso el entrevistado.

“Se estima una recuperación gradual a partir de enero del 2021, iniciando con volúme es de pasajeros a 50% de la capacidad de las embarcaciones.

jesus.vazquez@eleconomista.mx