Aun cuando no se ha logrado controlar la pandemia por el Covid-19 y que la crisis económica seguirá mostrando impactos negativos en los sectores productivos, la industria automotriz en México se comprometió a conservar los empleos.

“Hoy mas que nunca en un contexto de incertidumbre y complejidad global, la industria automotriz mexicana, reafirma su compromiso con el bienestar de las familias mexicanas”, resaltó José Zozaya, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Al participar en la mesa “Hacia un vehículo del futuro” en la RAI 2020, organizada por la Concamin, el dirigente de las armadoras de vehículos ligeros que operan en México dijo que si bien la pandemia ha derivado en efectos negativos sobre la economía, también se ha observado aspectos positivos en la movilidad.

Ha incentivado la utilización individual de automóviles, por lo que se requiere de serie de inversiones en su estructura”, por lo que habrá un gran potencial de oportunidades en el sector automotriz.

Al respecto, Houchan Shoeibi, Ceo de la división Mobility de Grupo Saint Gobain, mencionó que se observan oportunidades de recuperación para México, pues el mercado de Estados Unidos sigue creciendo, lo que derivará en mayor producción mexicana.

“Para el 2021 la producción de autos para Europa va a ser 10% por debajo de lo que tuvimos en el 2019 y nos tardará dos o tres años antes de llegar a esto”, dijo.

No obstante, en el caso de he observado en Latinoamérica, mencionó, “me parece que la situación es más saludable en México porque la matriculación de autos en Estados Unidos está aumentando y la actividad que tenemos las empresas europeas en México estaba creciendo bastante en los últimos meses y probablemente será más sustentable”.

Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), instó a las autoridades federales y estatales a controlar la importación de vehículos usados con más de 10 años de antigüedad, que en el caso del sector de pesados se ha elevado 23% en el periodo de enero a septiembre de este año contra igual lapso del 2019.

“La pandemia (del Covid-19) está fomentando la importación de autos usados y no se debe permitir que ingresen kilos basura… se debe transitar a la renovación del parque vehicular de manera integral que impulse a la industria productora en México”, estableció Elizalde.

El presidente de la AMIA recalcó en que se debe dotar a la industria automotriz de incentivos gubernamentales, con el fin de avanzar en el vehículo del futuro con tecnología y automatización.

“A lo largo de más de 90 años, toda la cadena derivada del sector automotriz ha generado empleos estables y bien remunerados, que actualmente ascienden a 961,875 puestos de trabajo directos, los cuales representan el 22.6% de participación en el sector manufactura; además de demandar insumos provenientes del 80% de las ramas de la economía nacional, con el fin de sumar al bienestar social de México”, recordó Zozaya.

La recuperación de la actividad económica se ha dado poco a poco a partir de la reapertura de la industria, en donde las empresas automotrices han privilegiado la salud de los empleados y no se han presentado incidencias graves por el Covid-19, dijo.

Zozaya confió en que una vez que se controle la pandemia, la recuperación económica en México se dará de manera acelerada.