La Industria Aeroespacial en México está en auge, al presentar crecimiento en sus exportaciones de 11% en el 2018 respecto al año previo; no obstante, empresas internacionales como Boeing, GE y Safrán advierten que para redoblar el dinamismo urge elevar la proveeduría nacional, que apenas llega al 5%, “muy lejano a lo que posee la industria automotriz, del 65 por ciento”.

Felipe de Jesús Sandoval, presidente de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia), expresó que el sector exportó 8,500 millones de dólares en partes de aviones el año pasado, pero el reto es posicionarse entre los 10 principales países productores a nivel mundial en el 2020, con ventas al exterior de 12,000 millones de dólares y la generación de 110,000 empleos.

Para lograr dichas metas, la Femia firmó un convenio de colaboración con la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) para capacitar personal de la industria, en diseño y fabricación de partes del avión, quienes podrán asistir a las empresas aeroespaciales.

Mencionó que la industria aeroespacial capacitó a 10,000 trabajadores en temas técnicos y para especializarlos en partes mecánicas, metales, materiales avanzados y análisis de estrés residual de piezas.

Sandoval invitó a los trabajadores de la industria automotriz a mudarse al sector aeroespacial y detonar la proveeduría nacional.

México se ubica en el sitio 12 en el ranking mundial de la industria aeroespacial, pero  la apuesta es desarrollar proveeduría para posicionar al sector entre los favoritos a nivel mundial.

La Femia informó que el próximo mes se abrirá el Centro de Innovación Aeroespacial en Baja California, el cual estará enfocado en el diseño de partes y componentes, aunque se brindará apoyo como incubadora de empresas para que puedan convertirse en proveedores de la industria aeroespacial.