La Iniciativa Privada aplaudió la decisión gubernamental de erradicar las condonaciones fiscales y promover un piso parejo tanto para las grandes como para las pequeñas empresas.

Enoch Castellanos, presidente de la Canacintra, descartó que haya un México de privilegios, y aunque hubo privilegios discrecionales, es momento de atacar las malas prácticas.

El decreto del presidente Andrés Manuel López Obrador para que el titular del Ejecutivo no realice condonaciones a deudores fiscales tiene el respaldo de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), si es para promover la equidad en las pequeñas, medianas y grandes empresas.“Para los industriales es importante el piso parejo y nos parece adecuado. En Concamin siempre respaldaremos las medidas que impulsen un sistema fiscal transparente y equitativo”, comentó Francisco Cervantes Díaz, presidente del gremio industrial.

Para el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, es aplaudible la decisión de no otorgar condonaciones fiscales a contribuyentes en particular, a menos que sean extraordinarias y de carácter general.

Luego de que en sexenios anteriores se condonaron 400,000 millones de pesos a contribuyentes, el jefe del Ejecutivo emitió un decreto para erradicar esa medida. La condonación fiscal fue una figura considerada en la ley, en donde en principio todos los contribuyentes, bajo ciertas circunstancias, se podían beneficiar de la medida cumpliendo con ciertos requisitos y apegados estrictamente a las leyes vigentes y reglamentos del Sistema de Administración Tributaria y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, refirió la Concamin.

Aunque el espíritu de la condonación fue aplicarla en forma general para apoyar excepcionalmente a las personas o empresas en los casos en que estos adeudos, ya muy difíciles de cobrar, como en los casos de quiebra, con el fin de conservar el empleo y permitirles continuar su operación.

[email protected]