Cinco días después de haber asumido la jefatura de Telefónica en México, el colombiano Camilo Aya Caro se presentó en las oficinas del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de Insurgentes Sur para platicar con los reguladores sobre los costos económicos de comprar, retener y explotar espectro radioeléctrico, y también sobre la política regulatoria aplicable desde el 2014 a las empresas del grupo América Móvil como agentes económicos preponderantes del sector de telecomunicaciones.

Aya Caro y el ahora expresidente Carlos Morales Paulín estuvieron dialogando durante cien minutos con el pleno del IFT acerca de esos temas que alcanzan a Telcel y Telmex/Telnor, y también para presentar formalmente al nuevo director de Movistar en el país, el segundo operador móvil del mercado por número de usuarios, con poco más de 25 millones de clientes activos.

A ellos los acompañaron Miguel Calderón Lelo de Larrea, Ana de Saracho O'Brien y Pablo de Carvajal, los ejecutivos de Telefónica más sobresalientes en temas jurídicos y agenda de política regulatoria de la empresa; también acudieron Enrique Medina, como director de políticas públicas y Yago Bazaco, secretario general.

 

De entre los visitantes al IFT, destacó la presencia de Alfonso Gómez Palacio, director general de Telefónica Hispam Norte, la región administrativa en la que Movistar integra a los mercados de México, Colombia, Venezuela y anteriormente a los países centroamericanos.

De parte del IFT, los siete comisionados que hacen parte del pleno del regulador recibieron a la nueva dirigencia de Telefónica Movistar que los visitó entre las 17 y 18:45 horas del miércoles 28 de agosto pasado.

Del IFT también acudieron los jefes de las unidades de Asuntos Jurídicos, Política Regulatoria y de Competencia Económica, entre otros. Una treintena de funcionarios saludaron aquel día a Camilo Aya Caro y toda la comitiva de Telefónica México.

Camilo Aya Caro es presidente de Telefónica México desde el viernes 23 de agosto. Su repentino nombramiento ha sido interpretado como un mensaje de la empresa por reconducir su negocio mexicano ante la imposibilidad de hallar un comprador de Movistar aquí y para competir de otra manera en el mercado contra AT&T y Telcel.

Para ello, Movistar empuja la idea de que el espectro radioeléctrico es un insumo que resulta oneroso en cuanto su adquisición y retención y que la regulación asimétrica para Telcel debe mantenerse, a fin de que el segmento móvil no pierda competitividad. Al mismo tiempo, Movistar también se decanta porque el regulador permita a los operadores devolver al Estado las frecuencias no explotadas de manera eficiente en zonas poco rentables.

Camilo Aya Caro es un ejecutivo que empujó con éxito el desarrollo de nuevos negocios fijos sobre redes de fibra óptica y otros inalámbricos de 4G-LTE en Telefónica Colombia, de donde es originario y uno de los mercados más rentables para esa compañía.

No es la primera ocasión en que Telefónica pone a un extranjero al frente de su marca en México, pues antes de Carlos Morales Paulín, a Movistar la dirigió Juan Abellán y más atrás fue Miguel Menchén Alumbreros el que primero vino a competir a Telcel.