México captó 5,558 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED) en el sector automotriz en el 2015, lo que representó un aumento interanual de 36.3% y un máximo histórico.

El monto se integró por 3,260 millones de dólares en la fabricación de autopartes, 2,519 millones de dólares en el ensamble de automóviles y camiones y 79 millones en la producción de carrocerías y remolques. En los tres rubros se rompió récord, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía.

Alberto Bustamante, director de Comercio Exterior y Normalización de la Industria Nacional de Autopartes, comentó que las inversiones de partes automotrices normalmente arriban dos o tres años antes de que inicien operaciones las nuevas plantas de ensamble de vehículos a las que están vinculadas.

Este desfase explica por qué en el 2015 las autopartes tuvieron preponderancia en el sector. Desde el 2012, Audi, Nissan-Daimler, BMW, Kia Motors y Toyota anunciaron que construirán nuevas plantas de armado de autos en México.

En la medida que han llegado más fabricantes de equipos originales a México, se ha tenido el efecto de potenciar a todo el sector automotor , dijo Armando Soto, presidente de la consultoría Kaso y Asociados.

Del 2008 al 2015, México captó flujos de IED por 23,523 millones de dólares en la producción de autos, camiones, autopartes, carrocerías y remolques, con una tendencia de crecimiento, año con año, desde el 2012.

México atraviesa uno de los periodos de expansión más importantes en la historia de la industria automotriz , destacó ?Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

Si bien México ha logrado posicionarse como un jugador relevante en el sector automotriz mundial, el reto que enfrenta se encuentra hacia adelante.

Valentín Mendoza, analista de Banorte, dijo que México tiene la presión de competir directamente con armadoras en Estados Unidos y Canadá, así como la necesidad de adaptarse a los procesos y tecnologías para cumplir con las nuevas regulaciones y requerimientos de los clientes; pero especialmente, fortalecer su capacidad de innovación y desarrollo de nuevos procesos y tecnologías.

Ricardo Páez, director del Mainforum, mencionó que existen cuatro macro tendencias en la industria automotriz a nivel global: las nuevas regulaciones en materia de emisiones y eficiencia en el consumo de combustible; los avances tecnológicos y la seguridad cibernética en los automóviles; las concentraciones demográficas y megaciudades, y los cambios en el comportamiento del consumo de automóviles.

rmorales@eleconomista.com.mx