Cuando está a punto de modernizarse la oferta para nuestro país no quise dejar pasar la oportunidad de contarte de uno de los híbridos mejor logrados de la actualidad.

Sin sacrificio

Así es el Honda Insight, la apuesta de la marca en el terreno de la propulsión asistida por la electricidad. Este modelo, que nació en 1999, fue todo un suceso por su complejidad tecnológica, y de ello fui testigo, pues una unidad de prueba que Honda trajo a México por allá del 2006 pude manejarla durante varios días. 

Este largo sedán está desarrollado sobre la plataforma del actual Civic por lo que no sorprende que su aplomo, tacto y manejo sean tan gratificantes, incluso por momentos pintan en lo deportivo. De punta a punta alcanza 4,676 milímetros, el ancho es de 1,818 milímetros, mientras que su escasa altura es de 1,410 milímetros. La distancia entre ejes queda en 2,700 milímetros. 

Para el diseño, Honda inyectó cierta exclusividad en sus formas. Es cierto que el frente tiene un parecido con Accord pero el resto de la carrocería es especial. No hace falta poner mucha atención; tal vez lo más evidente es la pronunciada caída del techo, así como la configuración del poste C, que se extiende hasta la cajuela, dando la impresión de que tiene solamente dos volúmenes. 

El sistema de iluminación es Full Led, que hace juego con los discretos anagramas pintados de azul (indicativo de su tecnología híbrida), así como con los detalles cromados de la parrilla y algunas molduras y con los rines de 17 pulgadas.

Honda Insight 2020
Honda Insight 2020. Foto: Daniel Sanchez

Gasolina y electrones

Pero lo más innovador de Insight está bajo el cofre y con la conjunción del motor Atkinson con los dos eléctricos. El ciclo de la planta de poder de combustión es un aliado del bajo consumo y la eficiencia, razones por las que el departamento de ingeniería decidió acompañarlo de un generador y un motor eléctrico tanto para asistirlo en la propulsión como para hacer la transferencia de la fuerza motriz a las ruedas. Honda indica que la transmisión es una CVT aunque en la práctica el funcionamiento es un tanto más complejo, porque en primer lugar es el motor eléctrico el que pone en marcha al auto; si demandamos más potencia entonces el motor de combustión toma la rienda al enviar fuerza al generador eléctrico, que se acopla con el eléctrico y que es el que finalmente conecta con las ruedas delanteras. Pero en un escenario de velocidad crucero, circulando a mayor velocidad, entonces el motor 

Atkinson se asocia a las ruedas mediante la intermediación de un embrague para así mantener la fuerza de propulsión. Una batería de 1.2 kWh de capacidad se regenera por medio del sistema de frenado y por la resistencia que opone el generador. Ésta se puede regular en tres niveles mediante unas paletas detrás del volante, igual que las paletas de cambio tradicionales. 

Un hecho bastante curioso es el sonido que el auto emite al andar en forma eléctrica. Por motivos de seguridad, es necesario que los autos de este tipo alerten a los peatones. En el caso del Insight el sonido pareciera el de una nave espacial levitando.

Refinado

Honda Insight 2020
Honda Insight 2020. Foto: Daniel Sanchez

 El habitáculo se beneficia de la gran distancia entre ejes, por ello no hay problema alguno para acomodar a los pasajeros de la segunda fila. Más llamativo es que aunque superen 1.80 metros de estatura, el ángulo del respaldo así como la baja posición de la banca facilitan su acomodo y que sus cabezas no rocen con el techo. 

Al frente las dos butacas resaltan por su amplia superficie de contacto por lo que son muy cómodos en cualquier tipo de viaje. A ello se suma la facilidad para encontrar la posición ideal de manejo gracias a los reglajes eléctricos para asiento y respaldo. El volante, grueso y de buen agarre, centraliza los controles para el audio, la asistencia a la conducción y la telefonía. Frente a la visión del conductor, un clúster que combina un funcionamiento digital con análogo, tiene un display que proyecta información diversa, siendo la más relevante la del estado del conjunto híbrido. Si estás buscando el mayor desempeño energético te servirá entonces saber en tiempo real cuándo funciona el motor de combustión, el eléctrico o ambos. 

El sistema de entretenimiento está compuesto por diferentes amenidades como 8 parlantes, plataformas Apple CarPlay y Android Auto, así como interfaz bluetooth para enlazar el teléfono móvil. Tal vez el sistema que requiera de mayor adaptación es el monitor de cambio de carril, que una vez que activamos las direccionales, proyecta la imagen de la cámara montada en el retrovisor. Al principio, llama la atención de más, pero con el paso del tiempo te acostumbras a seguir la imagen en la pantalla central del tablero.

Conclusión

A un auto híbrido no hay más que exigirle un bajo consumo de combustible, tanto que el Insight superó las expectativas al estipular un promedio de 24.1 km/l durante el periodo de prueba y de acuerdo con lo arrojado por la computadora de viaje. Discreto y hasta poco conocido, este sedán avanzado japonés tiene un gran número de cualidades para que te quedes con él.

[email protected]