La crisis de Mexicana de Aviación, acompañada de las dificultades de la industria, trajo como consecuencia un cambio en las relaciones laborales. Las empresas se vieron obligadas a disminuir hasta en 40% sus costos, incluida su plantilla laboral.

Lo que aceptaron las organizaciones sindicales trajo eco y no sólo se han adaptado nuevos esquemas laborales para permitir el regreso de Mexicana de Aviación, sino que empresas como Aeroméxico, también realizaron modificaciones en su Contrato Colectivo de Trabajo para las nuevas contrataciones.

Las organizaciones sindicales aceptaron que será despedido 50% del total de los casi 8,000 trabajadores que prestaban sus servicios antes de la crisis, así como que las percepciones de los que se quedarán serán menores hasta en 70%, en promedio.

A diferencia de otras industrias, en el aérea no había contratos laborales por temporada, hecho que empezó a registrarse con la salida de Mexicana de Aviación, ya que las empresas tuvieron que hacer frente al vacío que dejó la línea aérea , argumentó Clavel Sánchez.

De manera inmediata, las aerolíneas empezaron a revisar sus costos laborales. Mexicana regresará con condiciones laborales intermedias, son más bajas a las que tiene Aeroméxico y más altas a las de las aerolíneas de bajo costo.

El modelo ya estaba agotado, se perdían cláusulas y no había modo de recuperarlas, si seguíamos en la acumulación era entrar en la burocracia, contraria a la productividad , sentenció Clavel.

[email protected]