Tras incrementarlo en enero, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) redujo en febrero el estímulo fiscal que ha venido aplicando a la cuota del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a gasolinas y diesel, lo que contribuyó a que la disminución en los precios de referencia estadounidenses no se reflejara en los precios a los consumidores mexicanos, quienes pagaron hasta 2% más por los combustibles entre los primeros días de febrero y marzo.

En febrero, la SHCP cobró por la gasolina Magna (menor a 92 octanos) una cuota disminuida promedio de IEPS de 2.67 pesos por cada litro vendido en el país, 43 centavos más que el mes pasado; por la Premium (mayor o igual a 92 octanos) cobró 3.06 pesos (34 centavos más), y por el diesel, 5.04 pesos (65 centavos más), de acuerdo con cálculos a partir de información de la Secretaría. A partir del 2016, el IEPS a los combustibles se cobra bajo la forma de una cuota fija por litro de carburante, pero la SHCP prácticamente nunca la ha cobrado completa.

Con el propósito de evitar variaciones bruscas en el precio de los combustibles ante cambios en los componentes que determinan su precio (precios internacionales y tipo de cambio, principalmente), la SHCP aplica estímulos fiscales sobre la cuota de IEPS, que dan lugar a una “cuota disminuida” que la Secretaría modifica a discreción semanalmente. El estímulo fiscal consiste así en una fracción de la cuota del IEPS aprobada por ley que el gobierno renuncia a cobrar.

El mes pasado, el estímulo fiscal al IEPS a la gasolina bajó a 41.7% de la cuota del IEPS total (es decir, el gobierno renunció a cobrar 41.7% del IEPS que podría cargar al consumidor), cuando en enero alcanzó un nivel de 51.1 por ciento. El de la Premium pasó de 29.8 a 21.2% y el del diesel, de 55.6 a 42.7 por ciento.

Con estos cobros, no fue posible trasladar la disminución de 4.5% que tuvo el precio de referencia del mercado de Nueva York (que ahora utiliza Hacienda como componente de la mitad del precio final) durante febrero a 1.77 dólares por galón. Las cuotas completas de IEPS aprobadas por el Congreso mexicano el año pasado en la Ley de Ingresos de la Federación para el 2018 son 4.59 pesos para la magna, 3.88 pesos para la Premium y 5.04 pesos para el diesel.

El incremento de los estímulos fiscales en enero impactó en la recaudación de IEPS a gasolina, que cayó 33.9% interanual a 12,601 millones de pesos, lo que significó 5,473 millones de pesos menos. En el 2017, el estímulo fiscal a las gasolinas significó para la SHCP un monto de 67,000 millones de pesos que se dejaron de recaudar.

HASTA 2% MÁS CARAS EN UN MES

Los precios de las gasolinas Magna y Premium así como del diesel se mantuvieron al alza durante febrero y al 5 de marzo mostraron incrementos mensuales de entre 0.5 y 2% en una muestra de todas las estaciones de servicio que reportan a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) en 10 localidades que representan los puntos de mayor demanda en cada una de las zonas de flexibilización.

En promedio el incremento a los combustibles automotrices de febrero a marzo fue de 1.26%, mientras que, en comparación con los primeros días de enero, los precios han aumentado 6.39 por ciento.

En valor, los consumidores finales pagan 23 centavos más por litro en promedio de los tres combustibles que hace un mes; en comparación con los primeros días de enero, los precios por litro han aumentado 1.10 pesos.

En el promedio entre Zapopan, Monterrey, Tuxtla Gutiérrez, Tijuana, La Paz, León, la delegación Cuauhtémoc, Oaxaca, Minatitlán y Mérida, la gasolina regular tuvo un incremento mensual de 1.49%, (26 centavos por litro); la Premium se elevó 0.9% o 17 centavos por litro y el diesel subió 1.42% o 26 centavos por litro. En el promedio entre estas localidades los precios ascendieron a 17.59 pesos por litro para la regular, 19.15 para la Premium y 18.43 para el diesel. (Con información de José Luis Caballero)

kgarcia@eleconomista.com.mx