La planta impresora Artes Gráficas Rioplatense (AGR), perteneciente a la controladora multimedios Grupo Clarín, despidió el lunes pasado a más de 300 empleados. Los trabajadores se enteraron de la medida de la holding, según el portal La Izquierda Diario, por un cartel que encontraron en la puerta de acceso al edificio de AGR, en el que se anunciaba que, debido a la crisis y para salvar financieramente a la empresa, ésta debía cerrar y despedir a todos los trabajadores gráficos que en ella laboraban.

En protesta, los trabajadores de la empresa decidieron tomar las instalaciones, de acuerdo con información publicada por el diario La Nación. Tras esto, efectivos de la Policía Federal y de la Gendarmería de Argentina, además de elementos de seguridad privada, fueron movilizados a las instalaciones de la impresora, en el barrio de Pompeya de Buenos Aires, según informó del portal Infonews. El martes pasado, las fuerzas de seguridad llevaron a cabo el desalojo de los inconformes con balas de goma y gas lacrimógeno.

En una conferencia de prensa ofrecida por el presidente Mauricio Macri, éste fue cuestionado por los hechos de AGR, a lo que respondió, según el portal Infonews, que su gobierno se ha esforzado por cuidar los puestos de trabajo, y agregó que ahora su administración cuenta con estadísticas confiables que indican que el empleo en Argentina ha aumentado, pero que eso no significa que no pueda haber una empresa con problemas que cierra .

Sindicatos de prensa de Argentina emitieron comunicados en los que se solidarizaban con los trabajadores despedidos. El Secretario General de la Comisión Interna del sindicato de trabajadores de AGR-Clarín, Pablo Viñas, convocó a un paro nacional de trabajadores de la industria gráfica en protesta por el despido de trabajadores que llevó a cabo Grupo Clarín.