Primero, Napoleón Gómez Urrutia, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, demanda la titularidad de contrato a la empresaria de capital canadiense Torex Gold Resources, después solicita que se cancele la audiencia “porque se desatará la violencia” en la mina Media Luna, localizada en Cocula, Guerrero.

Reunidos en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, en la Ciudad de México, los representantes legales del sindicato expusieron que “se suspenda la presente audiencia, en virtud de llevarse a cabo esta generaría más violencia”.

Lo anterior, pese a ser ellos los interesados en ostentar la titularidad del contrato que actualmente tiene el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Minera, Siderúrgica, Metalúrgica, Similares y Conexos de la República Mexicana.

El conflicto en la mina, que se mantiene una parte en paro, inició desde el mes de noviembre de 2017.