La empresa canadiense Gold­corp podría operar las tres mayores minas de oro de México, si desarrolla uno de los depósitos más grandes del mundo de ese metal ubicado en Durango y descubierto por la compañía Chesapeake Gold Corporation.

Goldcorp posee 8% de las acciones de la también canadiense Chesapeake Gold Corporation, lo que le da derecho a participar en las utilidades o en los flujos de caja y le permite cierta ventaja, no determinante, para ser la que invierta y desarrolle la nueva mina.

Al noroeste del estado de Durango, Chesapeake Gold Corp. encontró un depósito de oro y plata, donde se construirá una mina con una inversión estimada de 3,190 millones de dólares, de acuerdo con un análisis de la propia empresa.

Chesapeake Gold Corp. es una firma exploradora de minerales enfocada al descubrimiento y desarrollo de grandes depósitos de oro y plata en América del Norte. Además de Metates, posee un portafolio de propiedades de exploración que comprende 56,456 hectáreas en Durango, Sinaloa, Oaxaca, Sonora y Veracruz.

Brent Bergeron, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Gold­corp, rehusó ofrecer una perspectiva sobre las posibilidades de que su empresa desarrolle el proyecto de Metates.

Los directivos de Chesapeake Gold Corp. poseen 18% de las acciones de la compañía, mientras que US Global y Pate Capital disponen de 6 y 2%, respectivamente; 12% está en manos de compañías o fondos de inversión y el porcentaje restante permanece pulverizado.

BUSCADORES QUE VENDEN

Una vez que descubren el área de minerales, empresas como Chesapeake Gold Corp. vende los proyectos a las gigantes mineras, debido al enorme tamaño de las inversiones requeridas y a los riesgos que conllevan.

Beneficiada por los altos precios de los metales, Goldcorp reportó en el 2010 ingresos por 3,800 millones de dólares, registró 556 millones en caja y repartió 154 millones de dividendos.

[email protected]