Héctor Romero, director de  Estrategias Comerciales de Promotoría DG, aseguró que para que una entidad cuente con un desarrollo urbano óptimo y resuelva todos sus pendientes, se necesita que las autoridades gubernamentales trabajen con la Iniciativa Privada (IP).

En el panel "Construyendo Mejores Lugares con Infraestructura Sustentable - Energía, Agua, Transporte", Romero dijo que un sólo sector de la sociedad no puede enfrentar todos los problemas urbanos, para ello se "necesita una coacción y también que la sociedad civil presione".

"Ahora más que nunca se necesita la suma de voluntades, del gobierno y del empresariado y también de la academia para resolver los grandes problemas de nuestras ciudades", dijo Romero en Summit Smart Cities Exchange 2019, que se resaliza del 16 al 17 de octubre en el Centro CitiBanamex.

Juan Soler, director de Soler Orozco Arquitectos, destacó que si se quiere que las ciudades mexicanas se conviertan en ciudades inteligentes se tiene que "cambiar la normatividad y acordarla a los nuevos tiempos".

"Hoy se quiere que las ciudades mexicanas tengan un enfoque sustentable y para eso se necesita un cúmulo, que en una mesa de trabajo se revisen las legislaciones actuales y que se permita la asociación pública y privada para que se resuelvan problemas urbanos. Hay que recordar que no siempre se permite que exista está asociación", dijo Soler.

Román Gómez, especialista del Banco Mundial (BM), dijo que el gobierno no debe deslindarse de sus obligaciones, "las autoridades no deben hacerse a un lado para la construcción de ciudades inteligentes, deben todo el tiempo ser responsables de la planeación urbana".

Beneficios económicos

Román Gómez explicó que las asociaciones público privadas pueden ser beneficiosas en cuestión de términos económicos.

"Por ejemplo, hay autoridades municipales que no tienen recursos económicos para resolver sus problemáticas con las aguas residuales.  Desde esta óptica podría surgir un modelo de negocios para solventar", dijo Gómez.

kg