El secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, aseguró este jueves que oficialmente las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), en Texcoco están suspendidas y que ya se inició el análisis de los contratos vigentes para finiquitarlos de acuerdo con la ley (lo cual se prevé ocurra en el primer semestre del año e implicaría la cancelación total del proyecto).

De acuerdo con información del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) únicamente hay actividad relacionada con la losa del edificio terminal, donde falta terminar el muro perimetral que la rodea, a la cual se le dará un nuevo uso (dichos trabajos, que debieron estar terminado en agosto, están a cargo de filiales de ICA y tienen un costo de 7,555.6 millones de pesos).

El montaje de foniles del edificio principal, del fuste de la torre de control y la construcción de las tres pistas (como obras representativas) ya no continúan. El movimiento de personal que aún hay en la zona es debido a que están acudiendo a pedir información o concluyendo sus relaciones laborales.

“Ya están suspendidos oficialmente los trabajos de construcción de ese aeropuerto y ya se ha empezado la negociación con los contratos para darlos por terminados anticipadamente o resolver, en consecuencia, con los dueños de los contratos”, expresó Jiménez Espriú.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el funcionario dijo que desde el pasado 27 de diciembre, el titular del GACM, Gerardo Ferrando, informó a los diferentes directores de área a su cargo que debían iniciar el análisis de los contratos relacionados con obra pública, servicios o adquisiciones para su finiquito, incluyendo los gastos no recuperables.

Luego de resolver los pendientes con el financiamiento que se había obtenido (bonos y Fibra E), Jiménez Espriú afirmó que se realizará un informe detallado de las condiciones en que se encontró la obra y lo qué pasaría si continuara, para darlo a conocer a la sociedad.

Hasta el 16 de noviembre, con base en datos del GACM, en la construcción del NAIM había 134 contratos vigentes con un valor de 154,013 millones de pesos y se habían concluido y pagado 383 contratos que implicaron 9,306 millones de pesos.

El último avance global, al 30 de septiembre del 2018, señalaba 32.15% y la anterior administración planeaba cerrar noviembre con 37 por ciento.

“Se planteó que nosotros no podíamos tomar una decisión sobre la cancelación de los contratos, el término de la construcción del nuevo aeropuerto, sino hasta que se resolviera el tema de los bonos financieros, porque esto trae consecuencias difíciles de ver”, manifestó Espriú.

El titular de la SCT aclaró que la compra de bonos que planteó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en diciembre fue 1,800 millones de dólares, aunque eso “no quiere decir, porque se ha especulado, que estamos pagando un NAIMproa (en relación al Fobaproa). ¡No!”, aseveró.

Añadió que esa operación significa que, “de lo que se había conseguido como deuda el gobierno anterior, se disminuyó ya esa deuda en 1,800 millones de dólares. Se devolvieron 1,800 millones de dólares que se tenían depositados en un banco, porque no se pudieron ejercer. De los 6,000 millones de dólares que se debían, hoy ya nada más se deben 4,200 millones y la idea es cada año ir disminuyendo en 200 millones de dólares”.

Cancelación por motivos técnicos

En el oficio del 27 de diciembre se informa que en sesión ordinaria del Consejo de Administración del GACM, se reconoció y confirmó la existencia de causas de interés general, entre ellas aspectos de planeación, presupuestación, hacendario, hidrológicos y geológicos, que son motivo suficiente para la terminación de los contratos.

El titular de grupo precisó en el texto que se le encomendó “actuar en consecuencia a la mayor brevedad para evitar gastos innecesarios a perjuicio de las finanzas públicas y de los propios contratistas”.

Debido a que el funcionario ya ha tenido contacto con representantes de las principales constructoras del aeropuerto (Prodemex, ICA, La Peninsular, Coconal, GIA o CICSA), se prevé que el finiquito de los contratos no tendrá mayores problemas y podría durar cerca de dos meses.

Sin embargo, Ferrando no precisó detalles de la evaluación que hizo al programa estratégico institucional del GACM (como se le indicó el pasado dos de diciembre, al día siguiente de la toma de protesta del presidente Andrés Manuel López Obrador) ni del grupo de expertos que lo auxilió en dicha tarea, a pesar de que es público que el ingeniero José María Riobóo es asesor del nuevo gobierno en dicho tema.

Causales

Como parte de los argumentos del funcionario para determinar la suspensión de trabajos en el aeropuerto está el segundo párrafo de la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados con los Mismos, que precisa que una de las razones por las dependencias y entidades podrán suspender temporalmente trabajos cuando “concurran razones de interés general; existan causas justificadas que le impidan la continuación de los trabajos, y se demuestre que de continuar con las obligaciones pactadas se ocasionaría un daño o perjuicio grave al Estado”.

En dicho supuesto se reembolsará al contratista los gastos no recuperables en que haya incurrido, siempre que éstos sean razonables, estén debidamente comprobados y se relacionen directamente con la operación correspondiente.

Así, se podría poner punto final al NAIM, que el presidente de la República ha dicho en diversas ocasiones es una obra costosa, que no se debió haber construido en la zona del lago y que de continuar se tendrían que hacer altos erogaciones por su mantenimiento.

Le cortan las alas:

De ser el segundo mayor aeropuerto en construcción en el mundo, el NAIM quedará reducido a un gigantesco trazo de terreno con forma de X visible desde los aviones próximos a aterrizar en el actual AICM. Deja de tras de sí una importante carga económica:

  • $285,000 millones era su inversión total estimada.
  • 90% de inversión privada fue última meta planteada por el gobierno de Enrique Peña.
  • $36,514 millones de inversión física ejercida al 30 de septiembre del 2018.
  • 37% de avance estimado al cierre de la administración de Enrique Peña.
  • 134 contratos vigentes con un valor de 154,013 millones de pesos.
  • 383 contratos terminados que implicaron 9,306 millones de pesos.
  • US7,500 millones de deuda contratada en bonos y un Fibra E.

Para el anecdotario:

El NAIM fue diseñado en conjunto por los despachos de los arquitectos Fernando Romero (yerno de Carlos Slim) y Norman Foster, este último reconocido por haber diseñado aeropuertos importantes como los de Pekín, Hong Kong, Kuwait y Panamá.

  • Las pistas 2 y 3 quedaron con avances de casi dos terceras partes.
  • La torre de control quedó con un tercio de avance.
  • La losa de cimentación del edificio terminal se concluirá para darle otro uso en el futuro.
  • La gigantesca terminal de pasajeros con forma de X, que sería una única estructura, alcanzó un avance de casi 10 por ciento.
  • 70 millones de pasajeros atendería en su primera fase, prevista para el 2022.
  • En su última fase, el NAIM tendría la capacidad de transportar a 125 millones de personas; esto dentro de 100 años.