A través de su filial Interfal, el grupo chileno intentaría adquirir algunas de las tiendas que la cadena Soriana compró a su vez de Comercial Mexicana y quedó condicionada a desinvertir por orden de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

El interés de la chilena por las unidades de Organización Soriana no parece un plan perdido luego de que hace un año ambas compañías firmaron un acuerdo para abrir el primer establecimiento en México de Sodimac, una cadena de tiendas que la sudamericana opera en seis países, y está enfocada en el mejoramiento del hogar. De acuerdo con Euromonitor, será la competencia de Home Depot, La Comex y Fix Ferreterías.

La información de que Falabella tiene interés por las tiendas proviene de que el pasado jueves 24 de agosto los integrantes de la Cofece se reunieron para dirimir una posible operación bajo el nombre de Asunto: Concentración Organización Soriana, Tiendas Comercial Mexicana e Interfal México . Hasta el momento no se ha hecho pública la conclusión del órgano regulador.

Hasta junio pasado, Rodrigo Benet, director de Administración y Finanzas de Soriana, detalló a El Economista que todavía no se tienen detalles sobre locaciones, pero el plan a cinco años para Sodimac es abrir 20 tiendas a lo largo de la República Mexicana con una inversión de 600 millones de dólares. La primera abre sus puertas en el primer cuatrimestre del 2018.

SACI Falabella está concentrada en el desarrollo de Sodimac y CMR en México. La empresa no comenta rumores ni especulaciones , informó la empresa al Diario Financiero de Chile.

La desinversión viene de la venta de Comercial Mexicana a Soriana de 143 tiendas en el 2015. La Cofece determinó que esta última debería deshacerse de 12 unidades que están ubicadas en Campeche, Guanajuato, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Jalisco y San Luis Potosí. La noticia tiene un impacto positivo, ya que desde enero del 2017 Soriana ha tenido varios interesados en la adquisición de las tiendas sin llegar a un acuerdo exitoso , menciona un análisis de Ve por Más, donde se estima que el impacto cuantitativo de las 12 unidades ronda los 1,077 millones de pesos en sus ventas totales.

El último postor por las unidades fue Grupo Chedraui, que iba por seis de las 12 unidades que tiene que vender Soriana, el trato iba encaminado a que se les arrendaran los inmuebles, algo que fue rechazado por la Cofece.

Al respeto, Benet compartió que para el segundo semestre del 2017 se contemplan cuatro aperturas, y continúan las negociaciones de desinversión, incluida una apelación de los arrendamientos para Chedraui. (Con información de María Alejandra Rodríguez y el Diario Financiero de Chile)