Estados Unidos y China están tratando de llegar a un acuerdo para reducir las sanciones estadounidenses que pesan sobre la compañía china de telecomunicaciones ZTE Corp.

El presidente estadounidense Donald Trump declaró el martes que el acuerdo probablemente exigirá a la ZTE reestructurar su junta directiva y pagar una multa de 1.000 millón de dólares o más.

Las negociaciones ocurren poco después de que Estados Unidos y China suspendieron planes de imponer aranceles por hasta 200.000 millones de dólares sobre las importaciones de cada uno, evitando por ahora una guerra comercial. Beijing realizó un gesto conciliatorio el martes al reducir de 25% a 15% los aranceles sobre los vehículos importados, vigente a partir del 1 de julio.

Ante una lluvia de críticas del Congreso estadounidense, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin negó el martes que Estados Unidos haya ofrecido reducir las penalidades sobre ZTE a cambio de concesiones en el ámbito comercial.

“No se trata de un intercambio de favores ni nada por el estilo”, aseguró Mnuchin ante una comisión del Senado.

El mes pasado, el Departamento de Comercio le prohibió a la ZTE importar partes estadounidenses por siete años, acusándole de engañar a reguladores estadounidenses al llegar a un acuerdo para poner fin a un litigio sobre la violación de sanciones a Irán y Corea del Norte. La prohibición equivale a una sentencia de muerte para ZTE, que depende de componentes estadounidenses.

"El objetivo no era llevar a ZTE a la quiebra”, dijo Mnuchin. "El objetivo era asegurarnos de que ellos acaten nuestro programa de sanciones”.

En el Congreso, legisladores tanto demócratas como republicanos criticaron al gobierno, acusándolo de ser demasiado solícito con una compañía que violó las sanciones estadounidenses.

Mencionando las versiones de prensa sobre un posible acuerdo sobre ZTE, el senador republicado por Florida Marco Rubio tuiteó: "Si esto es cierto, el gobierno ha capitulado ante #China y #ZTE. Hacer unos cambios a su junta directiva y pagar una multa no les impedirá espiar y robarnos tecnología”.

Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado, dijo que “colocar en riesgo nuestra seguridad nacional a cambio de unas concesiones menores en el ámbito comercial es la definición exacta de una política miope”.

Dirigiéndose a Trump, Schumer añadió que “este es precisamente el tipo de acuerdo que usted hubiera calificado de ‘débil’ o ‘el peor acuerdo jamás firmado’ antes de que pasó a ser presidente”.

La semana pasada, antes de una sesión con el representante comercial de China, Trump tuiteó que estaba dialogando con el presidente chino Xi Jinping para que ZTE "vuelva a abrir sus puertas, bien rápido”. Luego tuiteó que el asunto de ZTE era “parte de un acuerdo comercial más amplio” que se estaba negociando con China.