A pesar de que en el país no se registran huelgas desde hace dos años y medio, los emplazamientos a huelga se incrementaron 25% en el primer bimestre del 2016, comparado con el mismo periodo del 2015, indican cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Abogados laborales consultados comentaron que si bien no se registran huelgas, sí se suscitan paros en las empresas, con la finalidad de demandar incremento al salario o llevar a cabo la revisión profunda de los contratos colectivos de trabajo.

Hay casos de grandes empresas que enfrentan al año más de 100 revisiones de contratos y dada la situación económica, han disminuido su actividad, y ello pega directamente a las negociaciones con los sindicatos , comentó Hugo Ítalo Morales, representante del Comité Laboral de la Canacintra.

Cabe destacar que en este año, 19% de emplazamientos a huelga son para realizar la revisión de contrato colectivo; mientras que la relacionada con el aumento de salario es 14%; asimismo, para la demanda de la firma de un contrato es de 62 por ciento.

El sector que tiene el mayor número de emplazamientos a huelga registrados ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje es el de la construcción, con 44.5%; seguido de la industria manufacturera, que tiene 28% de los emplazamientos a huelga, en el primer bimestre del 2016.

Ricardo Martínez, abogado de Littler México, comentó que en el país hay empresas, como las cementeras, que han disminuido su actividad hasta en 30% y han tenido que hacer ajustes de personal, lo que dificulta las revisiones de contrato, que no llegan a huelgas, pero que se tensan mucho en los centros de trabajo .

Cabe recordar que el pasado viernes 4 de marzo, el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSRM) realizó un paro de labores en la empresa ArcelorMittal, apelando al emplazamiento a huelga presentado ante la autoridad laboral; no obstante, éste fue archivado de manera unilateral por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje.

El conflicto duró ocho días y estableció un acuerdo con el que se atienden parte de las demandas que solicitó el sindicato en el pliego de peticiones del emplazamiento a huelga, es claro que la autoridad pretende frenar cualquier huelga, con el interés de mantener una supuesta paz laboral , expresó Arturo Alcalde Justiniani, abogado laboral.

pmartinez@eleconomista.com.mx