El volumen del comercio mundial creció 2.2% en marzo frente al mes inmediato anterior, registrando su mejor comportamiento del año, informó la Oficina de Análisis de Política Económica (CPB, por su sigla en inglés) de los Países Bajos.

Después de aumentar 2.0% en enero, el volumen del comercio mundial se desaceleró a sólo 0.1% en febrero.

Entre las grandes economías del mundo, Estados Unidos lideró el crecimiento de las importaciones, con un alza de 5.5% intermensual, luego de registrar un aumento de 0.1% en enero y un descenso de 2.1% en febrero.

Estados Unidos y China, quienes encabezan el PIB y el comercio internacional, se mantienen como los principales impulsores de la recuperación de la fuerte conmoción propiciada por la pandemia de Covid-19.

Las importaciones de China crecieron 4.1% en marzo. Primero avanzaron 14.5% en enero y después retrocedieron 1.5% en febrero. En general, la CBP destacó que el aumento de las importaciones está siendo impulsado por las economías emergentes y, en menor medida, por las economías desarrolladas.

Por el lado de las exportaciones, hubo un crecimiento para las economías desarrolladas, con picos en el Reino Unido, Estados Unidos y América Latina, pero una disminución para las economías emergentes, que se impulsó principalmente por China.

En su Prospectiva de abril, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó que Estados Unidos regresará a los niveles de actividad de fines de 2019 en la primera mitad de 2021 y Japón en la segunda mitad.

En la zona del euro y el Reino Unido, se espera que la actividad se mantenga por debajo de los niveles de finales de 2019 en 2022.

Las brechas se remontan a las diferencias en las respuestas conductuales y de salud pública a las infecciones, la flexibilidad y la adaptabilidad de la actividad económica a la baja movilidad, tendencias preexistentes y rigideces estructurales anteriores a la crisis.

En abril, el volumen de las exportaciones de Estados Unidos crecieron 6.4%, con caídas previas de 1 y 5.1% en enero y febrero, respectivamente; en tanto que el volumen correspondiente de China se contrajo 10.3% en el tercer mes del año, con un aumento de 19.8% en enero y una baja de 1.1% en febrero.

En las economías de mercados emergentes y en desarrollo, los datos de adquisición de vacunas sugieren que la protección efectiva seguirá sin estar disponible para la mayoría de la población en 2021.

Se espera una diferenciación considerable frente China, donde las medidas de contención efectivas, una respuesta contundente de inversión pública y el respaldo de liquidez del banco central han facilitado una fuerte recuperación.

roberto.morales@eleconomista.mx