En el arranque de los Foros “Diálogos Nacionales sobre la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de los Empresas (PTU)”, la secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, afirmó no está a discusión derecho al reparto de utilidades, ni el porcentaje, sino sólo las distorsiones que, se ha identificado, genera en sectores económicos de alto impacto, reflexión que permitirá trabajar en la iniciativa preferente sobre outsourcing que se enviará a la Cámara de Diputados como preferente en el mes de febrero.

En la primera mesa de trabajo, en la que se pretendió abordar el impacto del PTU en sectores como el automotriz y manufactura; la titular del trabajo expuso que “no se discute el derecho del reparto de utilidades, ni el porcentaje de dicho reparto que fue aprobado y fijado hace unos meses en 10% y estará vigente. Este porcentaje de 10%, para aquellos que no están familiarizados, se determina a partir de una Comisión que se forma de manera tripartita donde todos estuvieron representados -empresas, trabajadores y gobierno- y se acordó que se fijará en 10 por ciento”.

Por ello, Alcalde Luján explicó que “de lo que se trata es entender el problema de las distorsiones que pudiera crear el PTU en sectores de alto impacto; para ello se pudiera, en su caso, reformar la Ley Federal del Trabajo para evitar la pérdida de competitividad de las empresas, como lo ha expresado el sector empresarial”.

Tras destacar que ambos sectores son medulares en nuestra economía y en su conjunto representan el 15.6% del PIB con una generación de 8 millones 600,000 empleos, expuso que “una vez que inicien las sesiones del Congreso, en este caso específico en la Cámara de Diputados dado que se trata de la cámara de origen, la iniciativa será preferente, esto genera, da la prioridad y establece un plazo de 30 días para que en seno del Congreso se puede discutir la iniciativa y en su caso aprobar.

En su participación, Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), expuso que México es uno de los pocos países que la otorgan, se estableció en 1962 y debe tener cambios, sobre todo porque impacta la competitividad de las empresas e incluso dijo que en Estados Unidos la tasa corporativa es de 21%; mientras que en México el ISR es de 30% más el 10% por las utilidades.

“El 10% del PTU que si bien no es un pago de impuestos, si merma para el pago de costo de capital. Creemos que debe entenderse en esta discusión de una manera integral”, pues actualmente para su pago sólo se consideran los días laborados y que haya un salario devengado, y “nosotros pensamos que el PTU debe estar ligado a factores de desempeño. Lo hemos platicado reiteradas ocasiones, nos ha tocado hablar con los líderes sindicales para encaminarlo al desempeño. Estamos de acuerdo que los factores de producción deben compartir las ganancias, pero las formas de hacerlo en la actualidad no necesariamente se adecuan a los tiempos actuales”.

El presidente del CCE dejó en claro que no es necesaria la reforma de subcontratación, ya que existen los mecanismos para realizar inspecciones que permitan terminar con malas prácticas; pero dijo estar abierto al diálogo y a las nuevas reglas.

En su turno, Carlos Aceves del Olmo, representante de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), sostuvo que no está de acuerdo en que el sector empresarial considere que el pago de PTU sea una prestación, “se trata de un derecho que está en la Constitución”, por lo que manifestó su desacuerdo con los empresarios el tratar de reducir el pago; “en eso no estaré de acuerdo”, dijo.

“Las utilidades son sagradas, porque eso se dio en luchas enormes, de años; pero posteriormente hubo problemas y en 1961 se habían modificado, el outsourcing llegó como una innovación, nunca pensamos que habría empresas para hacer las nóminas de otras empresas, para mí que no exista el outsourcing habría sido, mejor porque no nos habría metido en problemas”.

Añadió que hay muchas empresas que no dan utilidades, muchos trabajadores no reciben nada y con esta pandemia va a haber muchas más que no tendrán utilidades. “Para nosotros tanto en el Congreso del Trabajo como en la CTM está claro que lo queremos es llegar acuerdos, firmar tripartitamente como lo hicimos las semanas pasadas, creo que lo que viene es lo fundamental”.

pilar.martinez@eleconomista.mx