El director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, afirmó este martes que debido a cuestiones técnicas y porque algunos grupos sociales “menores” no querían que el Tren Maya pasara por el interior de la ciudad de Campeche, se optó por no entrar y la estación más cercana estará en la periferia, cercana al aeropuerto.

Dicho cambio evitará la reubicación de unas 300 familias, implica ahorros por 2,000 millones de pesos y está dentro del tramo 2, a cargo de Operadora CICSA y FCC Construcción.

“Sí, nos sale más económico salirnos de la ciudad, pero es una pena porque creemos que la ciudad lo merecía. En ciudades conectadas de Europa te puedes bajar en el centro. En este caso caminando llegabas a la ciudad amurallada que tiene un alto potencial turístico. Ahora se tendrá que buscar un nuevo sistema de transporte para conectar. No todo está perdido, porque no es una gran distancia”, agregó el funcionario.

Durante la presentación de los lineamientos para las comunidades sustentables del Tren Maya, también dijo que en la entidad se sumó un nuevo paradero en una zona aledaña en donde existe un centro ecológico que se puede beneficiar con llegada de turistas.

Luego de conocerse el cambio de trazo, vecinos de Campeche que serían reubicados manifestaron en redes sociales su agradecimiento al gobierno federal por escuchar su petición de no dividir la ciudad y respetar los barrios. En el proyecto original de Fonatur se mencionaba que la estación de Campeche se ubicaría cerca de la antigua estación del Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec y tendría un carácter turístico y social.

“El proyecto pretende unir dos partes de la ciudad, el esquema es un cruce de vías en forma de X donde cada brazo sirve de puente para comunicar la ciudad.

La estación tiene dos niveles, en la planta alta se ubicarán locales comerciales, equipamiento público y servicios; en la planta baja estarán los espacios técnicos, servicios, los andenes, el vestíbulo general y locales comerciales”, se detallaba.

Pronto acelerarán construcción

El director del fondo también consideró que al cierre del 2021 se logrará un avance físico de los trabajos del 30%, toda vez que durante el cuarto trimestre se tendrá mayor avance de los proyectos ejecutivos de los cinco tramos que están en marcha y se habrán librado los obstáculos técnicos.

“Todos los martes tenemos juntas de evaluación de la obra. El año pasado fue malo por la pandemia y por los huracanes y tormentas que nos afectaron. El reciente huracán no generó afectaciones y eso me hace pensar que en breve iniciaremos una curva creciente de actividades”, dijo el funcionario.

Por la atención que pondrán en el Fonatur a la construcción del Tren Maya, por el momento el proyecto de construcción de 10 parques fotovoltaicos (que requerirán de una inversión de 238 millones de pesos) con los que se busca generar energía verde para los Centros Integralmente Planeados (CIP´s) y el tren tendrá que esperar hasta el siguiente año.

empresas@eleconomista.mx