Platillos cien por ciento mexicanos como la barbacoa, las carnitas y la cochinita pibil, que actualmente se exportan con gran éxito -con todo y su salsa y consomé- a Panamá y Costa Rica, próximamente llegarán a Estados Unidos bajo la marca mexicana Rancho Viejo.

Estos productos ya se comercializan en diferentes tiendas de autoservicio para consumo familiar, pero también abastecen en grandes volúmenes a restaurantes y hoteles en todo el país.

En total, para el mercado doméstico, la empresa elabora dos o tres toneladas por mes de barbacoa y un poco menos de carnitas.

La empacadora Rancho Viejo es una planta Tipo Inspección Federal (TIF) y es un caso de éxito que recibió apoyo económico por 4millones 400,000 pesos del Fideicomiso de Riesgo Compartido (Firco), de una inversión total inicial de 16 millones de pesos.

Firco es una entidad paraestatal de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y tiene la finalidad de fomentar los agronegocios, el desarrollo rural por microcuencas y realiza funciones de agente técnico en programas del sector agropecuario y pesquero.

En entrevista con Notimex, el director general de la empresa, Santos Marroquín Morato, destacó que el apoyo otorgado por la Sagarpa fue significativo, en particular, para la construcción de la planta y el equipamiento.

Gracias a esos apoyos que da Sagarpa, permiten al inversionista acelerar el proyecto y aumentar la garantía del éxito del proyecto , abundó.

Marroquín Morato explicó que la planta inició con la elaboración de barbacoa originaria del estado de Hidalgo, para empacarla al alto vacío, a través de tecnología innovadora que permite al producto permanecer sin refrigeración hasta un año, antes de abrirse.

La barbacoa y carnitas, detalló, empezaron a comercializarse en una cadena de tiendas de autoservicio, y hoy ambos productos están presentes en dos más, como un kit hasta para cuatro personas.

Actualmente, la empacadora envía tres veces al año hasta una tonelada del producto a Panamá y Costa Rica, y estamos en posibilidades de exportar en grandes volúmenes a Estados Unidos, aunque anteriormente lo hemos hecho a escalas pequeñas a California y Texas , aseguró.

En este sentido, Santos Marroquín indicó que la empresa ya tiene compradores interesados en llevar el producto a Estados Unidos, por la importante población de mexicanos e hispanos que viven en ese país, por lo que se triplicará la producción de la planta.

Por lo anterior, Rancho Viejo trabaja en las modificaciones a la planta que le marca el cumplimiento de la ley estadounidense contra el bioterrorismo, y prevé que estarán listas antes de que termine este año.

Estamos haciendo algunas modificaciones a la planta y cambiamos algunos empaques, por lo que estamos próximos a exportar formalmente en volúmenes importantes , estimó el directivo.

Con la norma contra el bioterrorismo, dijo, se debe modificar la planta para demostrar que personas no autorizadas no ingresan y que tampoco se puede violar un empaque para agregar algún agente dañino para el ser humano.

Para tal propósito, el producto se envasa al alto vacío con un proceso térmico que no requiere refrigeración hasta el momento en que es abierto.

Refirió que hoy en día, la compañía mexicana diversifica la elaboración de sus productos, por lo que recientemente incorporó la cochinita pibil y está en vías de elaborar espagueti, quesadillas y otros alimentos que no se venden en autoservicios.

Santos Marroquín subrayó la rapidez con que Rancho Viejo se incorporó al mercado de exportación, ya que la planta inició operaciones en 2010 y desde hace un año envía sus productos al exterior.

En este contexto, puntualizó que la carne utilizada por la empacadora para la elaboración de los diferentes platillos es de cordero, cerdo, pollo y res.

Es muy importante destacar que para la elaboración de la barbacoa no utilizamos carne de borrego, sino de cordero porque es más magra y con menos grasa, aunado a que es más jugosa y con más sabor. El cordero es altamente cotizado, pero se demanda poco porque rinde menos .

En nuestro proceso, afirmó el director de Rancho Viejo, un cordero de 40 kilos nos permite envasar únicamente nueve, es decir, se aprovecha menos de 25% y el 75% restante se desecha, por lo que el costo de la barbacoa es alto.

Reconoció que empacar dos toneladas de barbacoa implica muchos corderos , pero también implica el apoyo a la ganadería nacional porque son de origen nacional, de Tulancingo, Hidalgo, así como de otros estados de la República.