Estados Unidos prepara una propuesta para ser presentada a México en la que acotará las importaciones de azúcar mexicana en bruto en función del tipo de refinación final a la que sea sometida.

De esa forma, de acuerdo con fuentes ligadas a la negociación, sólo empresas estadounidenses que utilizan ciertas técnicas de refinación podrían comprar el azúcar originaria de México.

Ésta sería una acotación adicional a las ya de por sí restringidas exportaciones mexicanas de azúcar y se pactaría como parte de los acuerdos de suspensión entre los dos países.

Con ello, en un complejo caso, Estados Unidos continúa regulando aun más el comercio de azúcar con México, mientras que en el de la fructuosa, un sustituto, permanece la apertura total bilateral.

A la fecha, Estados Unidos no ha querido nombrar a sus panelistas en un caso del comercio del azúcar-fructosa con México y, por tanto, no se ha podido crear un tribunal especial en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dado que éste no contempla otra alternativa para seleccionar a los jueces.

En otro incumplimiento, a mediados de mayo, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos anunció un aumento de alrededor de 200,000 toneladas al suministro desde el exterior de azúcar estándar, del que asignó a México 60,000 toneladas.

Sin embargo, en los acuerdos de suspensión firmados por ambos países a fines del 2014, que establecieron nuevas reglas para la exportación de azúcar mexicana al mercado estadounidense, se estableció que toda la demanda adicional del edulcorante que tuviera Estados Unidos sería cubierta por México en primer lugar. Por esta contravención, México y Estados Unidos mantienen conversaciones para encontrar un nuevo cauce en el comercio de azúcar.

En sus previsiones para el ciclo 2016-2017, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos proyectó que México importará 1 millón de toneladas de fructosa base seca, una cantidad similar a la de la temporada anterior, aunque con ciertas presiones a la baja.

En contraste, en su reporte mensual el Departamento de Agricultura recortó estimaciones de las exportaciones de México a Estados Unidos en más de 20%, a 1.24 millones de toneladas, un pronóstico que será utilizado para determinar el cupo de México basado en acuerdos alcanzados en diciembre del 2014.

Tras operar con libre comercio, México aceptó el Acuerdo de Suspensión, un sistema de cupos para no enfrentar una investigación estadounidense por subsidios prohibidos y dumping.

[email protected]