Las diferencias entre México y Brasil para hacer negocios destacan si se toma en cuenta que la nación sudamericana en los últimos años se ha caracterizado por ser una economía bastante cerrada al exterior y México una más abierta. Según datos del Banco Mundial, publicados en su estudio Doing Business 2012 , México ocupa la posición 53 entre las economías con mayores facilidades para hacer negocios, mientras que Brasil ocupa el lugar 126.

Actualmente, para importar productos a México sólo se requiere de cuatro documentos y 12 días, mientras que Brasil solicita siete documentos y 17 días.

Asimismo, para exportar México sólo requiere de cinco documentos y 12 días, mientras que Brasil solicita ocho documentos y 13 días, de acuerdo con datos del Banco Mundial.

El escepticismo de que las negociaciones comerciales entre México y Brasil avancen en el corto plazo es mayor si se considera que el único sector interesado en un acuerdo comercial entre ambos países es el automotriz, mientras que los representantes de los demás sectores industriales han expresado públicamente su rechazo en ambos países.

EL PESO DEL SECTOR AUTOMOTRIZ

Hoy por hoy, 40% de las exportaciones mexicanas a Brasil se concentra en productos del sector automotriz. Asimismo, 27.5% de las exportaciones brasileñas a México también se aglutina en productos automotrices.

Junto a los factores que desaceleran las negociaciones comerciales entre México y Brasil destaca el bajo nivel de intercambio comercial que existe entre ambos países. En la actualidad, la participación de Brasil en las exportaciones y en las importaciones totales de México es tan sólo de 1.4 y 1.3%, respectivamente; mientras que la participación que tienen México en las exportaciones y en las importaciones totales de Brasil es sólo de 1.8 y 2.2%, comparativamente.

A pesar de que en los últimos años el gobierno de México y el de Brasil han expresado su interés en ampliar sus relaciones comerciales, las dudas que prevalecen en los círculos empresariales de ambos países no han permitido tener avances sustanciales.

PARTE DE SU ECONOMÍA

MÉXICO Y BRASIL, IGUAL DE VULNERABLES POR SU DEPENDENCIA DEL PETRÓLEO

La industria petrolera de Brasil ya representa 10% del PIB de aquel país, mientras que en México representa cerca de 22%, de acuerdo con datos del Banco Central de Brasil y el Banco de México.

Joaquín Tapia Maruri y Roberto Carmona, analistas del mercado petrolero internacional, coinciden en que el principal riesgo para economías como México y Brasil, que dependen de la producción petrolera, es la llamada enfermedad holandesa.

La definición básicamente expresa que, en la mayoría de los casos, países ricos en recursos naturales, como petróleo o metales preciosos, son más propensos a presentar condiciones de subdesarrollo, a pesar de tener mayor abundancia de insumos para incrementar sus posibilidades de producción.

En el caso del petróleo, la señal del potencial de riqueza enviada por dicho sector motiva el deseo de recursos financieros y humanos de migrar a esta industria, dejando a otros sectores productivos carentes de recursos para realizar sus actividades, resultando en mayores costos y menor competitividad del resto de los bienes nacionales y servicios por considerarse improductivos.

[email protected]