La Secretaría General de Servicios Parlamentarios de la Cámara de Senadores recibió este jueves a las 13:19 horas, 10 horas después de su aprobación, la minuta con el proyecto de decreto de la Ley de Hidrocarburos cuya reforma impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador fue aprobada por la madrugada en la Cámara de diputados.  

Lo anterior significa que se podría discutir e incluso aprobar la próxima semana. En el oficio firmado por la Secretaría de la Cámara Baja, la diputada Julieta Macías Rábago, se colocó incluso la fecha del día previo a la aprobación en lo particular con las reservas que se discutieron durante la madrugada, es decir, que fue elaborado desde el miércoles 14 de abril cuando apenas se había aprobado la reforma de esta Ley en lo general.  

En la reforma a esta Ley, que el titular del Ejecutivo envió a la Cámara de Diputadosel 26 de marzo, logró la modificación de los artículos 51,53, 56, 57,59 y 86, con lo que las autoridades podrán revocar permisos para importación, distribución o comercialización de combustibles que no cuenten con almacenamiento, que pongan en riesgo la seguridad nacional y que sean reincidentes en conductas delictivas tanto de contrabando, como de manipulaciones al volumen que se vende, además de cambios en seis transitorios y uno adicional en materia de medición de hidrocarburos.  

En el nuevo ordenamiento enviado al Senado fue diseñado también para devolver el mercado que Petróleos Mexicanos (Pemex) ha perdido en estas actividades, luego de que uno de los compromisos de la presente administración es fortalecer a la empresa productiva del Estado que hasta febrero había perdido 49% de la importación de diésel y 38% de las estaciones de servicio en el país y elaborado para ordenar el mercado y el excedente de más de 9,000 permisos de importación otorgados en la administración pasada que no han entrado en funciones, según la Secretaría de Energía.  

Para ello, los permisos ahora necesitarán demostrar que cuentan con almacenamiento de cinco días en gasolina y diésel y 1.5 días en turbosina, pudiendo satisfacer 50% de este volumen arrendando otras terminales. Así mismo, en la iniciativa resalta que se estableció como un sexto transitorio que a la entrada en vigor de la misma se revocarán los permisos sobre los que se compruebe que sus titulares no cumplen con los requisitos correspondientes o infringen disposiciones, ordenamientos que aprobaron los legisladores de todas las bancadas.  

Sin embargo, hay otros cambios como el que en lugar del silencio administrativo que es considerado una afirmativa de hecho en el otorgamiento de un permiso si se retrasa, ahora se considere la negativa ficta. Con ello, el plazo para resolver algún permiso es el mismo para la autoridad, que si no resuelve, se entenderá que lo ha desechado.   

De ahí que, según expertos, enfrentará amparos que se centran en tres argumentos: la retroactividad de derechos adquiridos de los quejosos, las violaciones a la libre competencia y la expropiación de facto que provocará la suspensión de permisos.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg