Mérida, Yuc. El gobierno federal no impulsará una política aérea de cielos abiertos en su totalidad para incrementar la llegada de turistas y mercancías al país, aunque actualizará y reforzará los convenios bilaterales que ha firmado México en la materia, aseguró el titular de la Dirección General de Aeronáutica Civil, Alexandro Argudín.

En su participación en el XII Foro Nacional de Turismo, el funcionario explicó que por instrucción presidencial se ha enfocado en mejorar la relación con los países en asociación comercial y con relaciones diplomáticas sólidas, que incluye a las 44 naciones con las que México tiene convenios aéreos.

Lo que hace el gobierno es dar la libertad para que ya no haya restricciones en tráfico aéreo para que cualquier operador, nacional o extranjero, pueda volar entre cualquier par de ciudades de los países involucrados , agregó. Como ejemplo refirió los nuevos acuerdos con Italia, Turquía, Emiratos Árabes, Canadá y Portugal.

Argudín precisó que para realizar dicha labor trabajan en la revisión de las terceras y cuartas libertades de nueve establecidas en los acuerdos sobre transporte aéreo internacional relacionadas con mejorar el intercambio comercial entre los países involucrados, por lo cual no se contempla discutir las libertades cinco, seis y siete, que facilitarían la carga y descarga de pasajeros y carga en México, como punto intermedio entre dos países.

IATA APOYA LIBERALIZACIÓN Y MÁS TURISMO

El representante en México de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por su sigla en inglés), Antonio Salinas, se manifestó en favor de la liberalización de los cielos mexicanos como lo plantea la DGAC, pues entre los beneficios que se logran están: mayor competencia, mejores tarifas y un mayor flujo de pasajeros.

El proceso se ha hecho de manera ordenada y paulatina. Hablar de cielos abiertos espanta a muchos porque pensamos que es una apertura indiscriminada de los cielos y no ocurre así , comentó.

Durante el sexenio anterior, el gobierno llegó a plantear la posibilidad de que para atraer un mayor cantidad de turistas había que abrir los cielos mexicanos en su totalidad, postura que no fue bien recibida por las aerolíneas nacionales porque les causaría daño. Ahora, el planteamiento cuenta con la simpatía del sector privado.

En el foro turístico, el titular de la DGAC también dejó en claro que más allá de buscar que México sea un gran centro de conectividad mundial, como lo es Panamá, la prioridad es que los visitantes internacionales que lleguen se queden y generen derrama económica en los diversos destinos turísticos.

No ganamos nada con que lleguen muchos pasajeros a Cancún y se vayan a Asia. Queremos que lleguen a Cancún y se vayan al resto del país. La opinión de las aerolíneas es que haya un hub muy eficiente para que puedan moverse por todo el mundo y la posición del gobierno es que haya aeropuertos muy eficientes donde los pasajeros se puedan quedar , añadió.

[email protected]