El “apagón” registrado ayer 28 de diciembre, lunes y que dejó sin luz a 10.3 millones de usuarios en el país -19% de los usuarios totales de la Comisión Federal de Electricidad- se debió a un desbalance en el Sistema Interconectado Nacional y a la salida de operación de dos líneas de transmisión de 400,000 volts, aunque todavía se desconoce cuál fue la causa de que se perdiera el balance carga-generación.

En conferencia de prensa virtual, Manuel Bartlett, director general de la CFE, informó que se trató de un problema de carácter nacional. “Fue un evento tan importante que tiene que ser analizado con todo cuidado para entender qué pasó. Tenemos la obligación de dar el día de mañana (hoy martes) una explicación precisa de qué provocó esa oscilación”. Además, descartó alguna falla en el Sistema Eléctrico Nacional.

“A las 2:28 de la tarde de este lunes se presentó la salida de dos líneas de transmisión de 400,000 volts y se presentan oscilaciones en el Sistema Interconectado Nacional que hacen que la frecuencia del sistema se incremente a 61.8 hertz y salen de operación 16 centrales eléctricas, por un monto de 9,262 megawatts”, detalló Carlos Gonzalo Meléndez, director general del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

Puntualizó que al afectarse el balance-carga-generación, el sistema de protección se activó y evitó un apagón generalizado, donde solo se disminuyó la frecuencia baja a 58.9 hertz, con una afectación de 8,696 megawatts de carga en todo el país o 26% de la energía que se consumía en ese momento.

Por su parte, Noé Peña Silva, director corporativo de Transmisión de la CFE, detalló que durante la salida de operación de dos líneas entre Ciudad Victoria, Tamaulipas y Linares, Nuevo León, también se presentó la salida de una línea ente Mazatlán, Sinaloa y Tepic, Nayarit, y otra línea entre Durango y Fresnillo, Zacatecas, por inestabilidad.

“El problema se pudo haber originado entre Tamaulipas y Nuevo León, ya que al producir un escalón; es decir, una variación, la generación conectada al Sistema registró subidas y bajadas que activaron sistemas de protección contra variaciones para dar estabilidad”.

Cabe destacar que las regiones más afectadas fueron la Central, la Occidental y la Noreste. La carga logró recuperarse a las 4:30 de la tarde. Los directivos destacaron que el último corte registrado, aunque de menor magnitud, fue el 7 de septiembre de 2017, con afectación en muchos puntos del país, sin que fuera nacional.

Guillermo Nevárez Elizondo, director corporativo de Distribución de la CFE, aclaró que en ningún momento se vieron afectados el suministro eléctrico en clínicas, hospitales y sistemas de agua potable se vieron afectados.

El restablecimiento del suministro eléctrico en estos casos está sujeto a las instrucciones del Cenace, quien debe garantizar la seguridad del Sistema Interconectado Nacional, que tiene actualmente una capacidad instalada de generación de 80,000 MW, superando en 30,000 MW a la demanda máxima instantánea. Abarca geográficamente desde Puerto Peñasco, Sonora hasta Cozumel, Quintana Roo.

Los directivos también explicaron que cuando sucede un desbalance es que se pierde la fuente de producción. “Por una alta frecuencia, las centrales eléctricas salieron de producción y entonces ya no es igual la cantidad de generación, y surge un desbalance entre lo que se produce y lo que se consume”.

empresas@eleconomista.mx