Funcionarios de México explicarán este lunes y martes a una delegación de legisladores estadounidenses el gasto del gobierno federal destinado a implementar los cambios laborales pactados en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Richard Neal (D-Mass), presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, encabeza la delegación, que además está conformada por los representantes Bill Pascrell (D-NJ), Dan Kildee (D-Mich), Jimmy Panetta (D-Calif) y Jimmy Gomez (D-Calif).

La semana pasada, Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), adelantó que si bien el presupuesto de la Secretaría del Trabajo para el ejercicio fiscal del 2020 presentaría una caída de 33.5% interanual, otras partidas vinculadas con el T-MEC tendrían un incremento, entre ellas ciertos gastos relacionados con el Poder Judicial.

El recorte presupuestario a la Secretaría del Trabajo obedece a ajustes a la baja del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

En general, el T-MEC incluye componentes de los tratados de libre comercio más recientes de Estados Unidos que fortalecen las disposiciones laborales y proporcionan el mismo mecanismo de solución de controversias que otras partes del acuerdo.

A diferencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el T-MEC requiere que las partes no sólo hagan cumplir sus propias leyes, sino que también adopten y mantengan leyes específicas sobre los derechos fundamentales de los trabajadores relacionados con la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo.

También el T-MEC compromete a las partes a no renunciar ni derogar los estatutos o reglamentos laborales para promover el comercio y la inversión y promueve el cumplimiento de las leyes laborales a través de acciones gubernamentales apropiadas, como nombrar y capacitar inspectores o monitorear el cumplimiento e investigar presuntas violaciones.

En particular, el T-MEC obliga a eliminar los llamados “contratos de protección”, que son contratos colectivos firmados por los patrones con los sindicatos a espaldas de los trabajadores, intercambiando dinero y prebendas de diverso tipo para conseguir discrecionalidad en el manejo de las relaciones laborales.

La subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora, dijo que en la visita de los congresistas de Estados Unidos el gobierno de México dará una amplia explicación sobre la manera en la que nuestro país aplicará la reforma laboral aprobada en mayo pasado.

Entrevistada en el marco de la presentación del libro Efectos de China en la cantidad y calidad del empleo en América Latina y el Caribe, México, Perú, Chile y Brasil, dijo que si bien se pretende acelerar la firma del T-MEC también hay mucho interés por conocer y analizar cómo avanza México en materia laboral con los cambios que implican desde la creación de nuevos tribunales laborales, hasta la elección de líderes por medio del voto libre.

Paralelamente, la Cámara de Comercio de Estados Unidos (US Chamber of Commerce) pidió este lunes al Congreso de su país ratificar el tratado entre México, Estados Unidos y Canadá antes del Día de Acción de Gracias, que se celebrará el próximo 28 de noviembre.

Clave en entorno de atonía

T-MEC inyectará confianza en México: SHCP

De ser ratificado en las siguientes semanas el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), las condiciones del país cambiarían completamente, refirió Arturo Herrera, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Aun en el entorno complejo que hay, si nosotros lográramos que el tratado se ratifique en las próximas semanas, esto cambiaría completamente las condiciones de México, es decir, tendríamos un entorno internacional muy incierto, con una vía de certeza casi única en este contexto para México, Canadá y Estados Unidos”, declaró a medios al término de su participación en el Foro Forbes Negocios.

El funcionario indicó que, ante las amenazas de una recesión mundial, el gobierno es muy cuidadoso en el proceso de ratificación del tratado comercial.

En días pasados, el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, indicó que el retraso en la ratificación del T-MEC es uno de los principales riesgos que enfrenta México.

“El principal riesgo sigue siendo el tratado de libre comercio, la ratificación. Este riesgo parece estar fluctuando, parece haberse atenuado un poquito, pero pareciera empezar a contaminar la parte comercial con el ciclo político de Estados Unidos. Ése es un riesgo que estamos monitoreando, y vamos a hacer todo lo que podamos para facilitar la ratificación”, aseguró. (Con información de Belén Saldívar)

[email protected]