El déficit comercial de Estados Unidos se disparó a un nivel récord en junio, ya que los esfuerzos de las empresas por reconstruir sus inventarios para satisfacer el fuerte gasto de los consumidores atrajeron más importaciones.

El Departamento de Comercio dijo el jueves que la brecha comercial aumentó un 6.7%, hasta los 75,700 millones de dólares en junio, un máximo histórico.

Los economistas encuestados por Reuters habían previsto un déficit de 74,100 millones de dólares. Las importaciones de bienes aumentaron un 1.8%, hasta 239,100 millones de dólares, también un récord. Las exportaciones de bienes aumentaron un 0.2%, hasta 145,900 millones de dólares en junio, un máximo histórico.

El Gobierno informó la semana pasada que el gasto de los consumidores se recuperó en el segundo trimestre, con un aumento considerable de la compra de bienes, a pesar de que la demanda está volviendo a los servicios debido a la vacunación contra el Covid-19.

El crecimiento de dos dígitos en el gasto de los consumidores el pasado trimestre ayudó a situar el nivel del producto interno bruto por encima de su máximo en el cuarto trimestre de 2019. Los inventarios de las empresas se agotaron a gran velocidad en el segundo trimestre.

La economía estadounidense se ha recuperado más rápidamente de la pandemia que sus principales rivales debido al enorme estímulo fiscal, las bajas tasas de interés y el alto nivel de vacunación contra el coronavirus. Esto está presionando el déficit comercial, que viene restando al PIB durante cuatro trimestres consecutivos.