Los Cabos, BCS. China se encamina a colocarse como el mayor comprador de carne de cerdo de origen mexicano hacia el 2021, y es que ante la crisis porcina que enfrenta y los efectos del coronavirus, el país asiático ha volteado a México para abastecerse —por lo menos por un periodo de cinco años—, lo que representa una gran oportunidad para el desarrollo de los productores nacionales, afirmó Carla Suárez Flores, presidenta del Consejo Mexicano de la Carne (Comecarne).

Las exportaciones mexicanas de porcino a China reportaron un crecimiento de 929% durante enero del 2020, al sumar 4,076 toneladas de carne, contra las 396 toneladas de igual mes del 2019; cuyos envíos son realizados por ocho plantas cárnicas certificadas. Sin embargo, otras 42 plantas se encuentran a la espera de que sean habilitados por autoridades sanitarias chinas para exportar carne, a partir de los próximos meses, “lo que sin duda permitirá una mayor presencia de los productos mexicanos en China”, destacó.

Al cierre del 2019, México exportó 30,072 toneladas de cerdo a China, lo que colocó al país asiático como el segundo comprador de este tipo de carne mexicana, al desplazar a Estados Unidos.

Para este año se estima duplicar las exportaciones superando las 60,000 toneladas de porcino, principalmente de espaldilla, espinazo y pierna.

Esta tendencia de crecimiento permitiría a México exportar más a China que lo que destina a Japón, que actualmente es el principal mercado de envíos de carne de cerdo de origen mexicano.

Entrevistada en el marco de la Convención Anual de la Industria Cárnica 2020, donde tomó protesta como presidenta del Comecarne, por cuarto año consecutivo, Suárez Flores afirmó que hay capacidad instalada para aumentar la producción en México y por ende sus exportaciones.

De acuerdo con cifras del Comecarne, las empresas mexicanas exportaron 15,582 toneladas de porcino al mundo durante enero pasado, que significó incremento de 23% con respecto al mismo mes del 2019. Del monto total, 59% se destinó a Japón, 26% a China, 11% a Estados Unidos y 3% a Corea del Sur.

La empresaria que representa a empresas de talla internacional como Cargill, Capistrano, Keken, Kowi, Proan, productoras de porcino, entre muchas otras de pollo y res, destacó que México se caracteriza por ser uno de los cinco países que ha erradicado la fiebre porcina, la aftosa, la influenza aviar, lo que genera confianza para elevar las exportaciones y que naciones como Japón y Estados Unidos consuma carne sana y libre de enfermedades.

Por ello, Carla Suárez demandó a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) acelerar las gestiones con sus contrapartes chinas para habilitar lo más pronto a las 42 empresas mexicanas para enviar puerco y ganar un porcentaje mayor del mercado chino.

A raíz de la muerte porcina por enfermedad y los estragos de movilidad que genera el coronavirus en China, se ha quedado un hueco para el consumo doméstico. Se estima que China perdió entre 30 y 40% de la producción de cerdo durante el 2019, que es equivalente a 14% de la producción total de puerco, cercana a 16 millones de toneladas de cabezas, y cuyo monto tardaría en reponer por lo menos en cinco años.

El Comecarne destacó que las exportaciones mexicanas de cerdo a China se han incrementado 6,300% del 2016 al 2019, al pasar de 470 toneladas a 30,300 toneladas de porcino, y “vamos por más”, acotó la presidenta.

lgonzalez@eleconomista.mx