El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó al Congreso de la Unión que las finanzas del organismo han registrado una “repercusión negativa” derivada de la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus; por lo que proyecta una menor recaudación de las cuotas obrero-patronales, del orden de 8,131 millones de pesos, para este año. Respecto al gasto, si bien han reasignado los recursos que fueron presupuestados en el ejercicio de este año, estima que al cierre del año se utilicen alrededor de 9,897 millones de pesos de la Reserva de Operación para Contingencias y Financiamiento (ROCF), durante el 2019 no se hizo uso de este fondo.

“El impacto financiero se debe, por un lado, a que por la inactividad económica habrá una menor recaudación de cuotas obrero-patronales y, por otro, la necesidad de ampliar la prestación de servicios médicos especializados ha significado incurrir en erogaciones contingentes para afrontar la epidemia, mismos que han sido atendidos con el presupuesto aprobado para el ejercicio fiscal 2020, mediante la reorientación del presupuesto, sin afectar el gasto sustantivo para la adecuada atención a los derechohabientes”.

Pese a ello, el IMSS informó que hay suficiencia financiera por 15 años, es decir que con disciplina y el correcto uso de las finanzas tiene el organismo viabilidad hasta el 2034.

“La contingencia sanitaria provocada por el Covid-19, junto con la afectación de los pronósticos del crecimiento de la economía, hace indispensable reformular los escenarios y las proyecciones de corto plazo para reorientar las fuentes de financiamiento”.

Cabe señalar que en el 2019, los ingresos obrero-patronales del IMSS presentaron uncomportamiento favorable, con una recaudación de 350,110 millones de pesos, lo que equivale a un crecimiento de 5% real.

Entre los grandes retos internos se encuentra una infraestructura rebasada por la creciente demanda de servicios, así como un Régimen de Jubilaciones y Pensiones que impone un importante pasivo laboral.

Para el ejercicio 2019 los gastos ascendieron a 486,264 millones de pesos, cifra superior en 53,743 millones de pesos respecto al ejercicio anterior. Esta cifra superior se explica, principalmente, por el incremento en los gastos de funcionamiento y por el incremento en el rubro de pagos a pensionados y jubilados del IMSS.

En ese sentido, las proyecciones de crecimiento presentadas en este mismo informe indican que este concepto seguirá creciendo de manera consistente en los próximos años. Los pagos a pensionados y jubilados del IMSS representan el costo de las obligaciones laborales reconocidas al 31 de diciembre de 2019, el cual es equivalente a 26.3% del total de gastos del Instituto, en comparación con 26.4% correspondiente al gasto de 2018.

El pasivo total asciende a 347,988 millones de pesos, cifra superior en 57,588 millones de pesos respecto al ejercicio anterior.

[email protected]