Ante el incremento de contagios por la pandemia Covid-19, el escenario económico en México se vuelve “más adverso”, por lo que de no contar con incentivos gubernamentales de apoyo directo a las empresas como en Estados Unidos, se mantendrá el quiebre de miles de empresas y pérdida de empleos, advirtió la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).    

Tan sólo en cinco estados de la República Mexicana que se encuentran en semáforo epidemiológico rojo (Baja California, Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato y Morelos), se estima que el 15% de las empresas podrían mantener sus operaciones por tres meses más, dados los niveles de ingresos que están percibiendo, y afirmaron que “sin apoyos, quebrarán”.

A principios de este mes, el presidente Andrés Manuel López Obrador incumplió su promesa de crear 2 millones de empleos en 9 meses, pero, además, a noviembre del 2020 se acumuló la cifra de 20 millones de personas que necesitan un trabajo de tiempo completo, y no existen las condiciones para la creación de empleos.

“El gobierno de México tiene la oportunidad de hacer una pausa para analizar las experiencias internacionales exitosas y aprovecharlas para construir la estrategia de recuperación económica que requerimos”, comentó el presidente de la Coparmex, José Medina Mora Icaza.

El llamado del sector empresarial, dijo, es a actuar con oportunidad, “estamos a tiempo de evitar la quiebra de miles de negocios, estamos a tiempo de que millones de familias conserven sus fuentes de ingresos. El escenario para 2021, si no se actúa, es adverso, pero podría ser muy positivo”.

Por ello, a través de la Señal Coparmex, el presidente del organismo recomendó atender cinco acciones puntuales:

  • Diálogo con la Iniciativa Privada.
  • Detonar gasto público e inversión.
  • Apoyos al empleo con enfoque en las micro, pequeñas y medianas empresas y sectores más afectados.
  • T-MEC y diversificación comercial.
  • Replantear la estrategia energética actual para incentivar los proyectos privados.

Mora Icaza afirmó que México se ha rezagado frente a otros países respecto a su capacidad de reacción y contención del impacto económico de la pandemia, y es que las proyecciones de diversas agencias calificadoras apuntan a que la mayoría de las economías latinoamericanas regresarán a su nivel de PIB anterior a la pandemia en la segunda mitad de 2022, pero “en el caso de nuestro país el pronóstico es sumamente incierto, algunas lo estiman hacía el año 2023 mientras que otras lo plantean hasta 2025”.

La única certeza que se tiene hasta el momento, refirió, es que en aquellas naciones en las que sus gobiernos han detonado planes de alivio económico y una política económica contracíclica, las tasas de crecimiento trimestral han sido mayores y sus expectativas de recuperación son más rápidas.

Tal es el caso de Estados Unidos que aprobó un paquete de estímulos adicionales por un valor de 900,000 millones de dólares, que incluyen apoyos directos a empresas que han tenido una caída en sus ingresos debido a la pandemia y cheques para trabajadores que han perdido sus empleos.

“Estos estímulos han inhibido la caída del mercado interno”, aseveró.

kg