Este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró la base militar del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), ubicado en Santa Lucía, Estado de México; obra que fue considerada por el mandatario, como una hazaña de la construcción y la más importante del mundo. A bordo de un avión Hércules de la Fuerza Aérea Mexicana, proveniente del aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y tras un vuelo fugaz de 15 minutos, el presidente Andrés Manuel López Obrador estrenó la mañana de ayer 10 de febrero, una de las pistas remozadas de la nueva terminal aérea del aeropuerto de Santa Lucía. La inauguración de esta primera fase del Aeropuerto Felipe Ángeles, incluye la primera pista terminada, así como las instalaciones de la Base Aérea Militar No. 1 que fueron cambiadas de lugar para dar cabida al nuevo aeropuerto civil.

La ceremonia, que fue parte de las celebraciones por el día de la Fuerza Aérea Mexicana, incluyó la llegada de los aviones comerciales Airbus A321neo de Viva Aerobus;  Airbus A320neo de Volaris; un ATR72-600 de Aeromar y un Embrear 145 de la aerolínea queretana Transportes Aéreos Regionales (TAR).

Asimismo, el mandatario realizó un recorrido por las instalaciones, para luego ser invitado a un desayuno con elementos de la Fuerza Aérea, parte de su gabinete.

Previamente, el titular del Ejecutivo indicó que la próxima semana estarán listas “todas las instalaciones militares” de la terminal que tendrá una parte civil y otra castrense. Además de señalar que dicha obra “es una hazaña de la construcción, de la ingeniería, que ha estado a cargo de la Secretaría de la Defensa, de los ingenieros militares, el que en tan poco tiempo se tenga ya terminada la base aérea del aeropuerto Felipe Ángeles”.

“Es el aeropuerto más importante que se esté construyendo en el mundo y es un fenómeno en la ingeniería civil porque se está haciendo en tiempo récord y nos estamos ahorrando, de acuerdo al proyecto original de Texcoco, 230,000 millones de pesos”, sostuvo.

martiza.perez@eleconomista.mx